México DF. Un senador oficialista de México que busca ser candidato presidencial dijo que, de llegar al poder, daría un giro a la actual estrategia antidrogas del presidente Felipe Calderón para reducir los altos niveles de violencia, incluyendo la retirada del Ejército.

Santiago Creel, vinculado con el ex presidente de México, Vicente Fox, dijo además que sería riesgoso el regreso al poder del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) porque podría repetir supuestos pactos con criminales.

La estrategia antidrogas de Calderón, que termina su gestión a fines del próximo año, ha sido duramente cuestionada por el aumento de civiles asesinados y porque la violencia ligada al narcotráfico ha dejado más de 44.000 muertos desde diciembre del 2006.

El parlamentario dijo que su proyecto incluye el regreso paulatino a los cuarteles de decenas de miles de militares que participan en la ofensiva de Calderón, para dar paso a una Secretaría de Seguridad Interior, con un mando civil, y una agencia antinarcóticos del gobierno.

"Cada estrategia tiende a un ciclo y a unas circunstancias, la estrategia del combate directo frontal, expansivo y militar es una estrategia que debe concluir con esta administración", dijo Creel, un ex secretario de Gobernación de 56 años.

El senador, descendiente de una familia estadounidense y quien tiene una hija con la popular actriz de telenovelas Edith González, dijo que para poder aprobar reformas que apuntalen su combate antidrogas, buscaría como presidente una alianza con el principal partido de izquierda, con el que el oficialismo se alió en elecciones estatales.

"Cambiaría todo, una estrategia nueva para darle prioridad a las acciones que bajen los niveles de violencia", agregó el legislador, quien compite por segunda vez como precandidato del PAN. En el 2006, a pesar del apoyo del entonces presidente Fox, fue derrotado por Calderón en las primarias del partido.

Regreso del PRI, "compromiso con la criminalidad". Creel compite por la candidatura, que se definirá en febrero, con la ex jefa de los diputados oficialistas Josefina Vázquez Mota, quien figura en primer lugar en varias encuestas, y con el ex secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, visto como el delfín de Calderón que marcha en un lejano tercer lugar.

Cuando faltan ocho meses para la presidenciales de julio, el favorito en las encuestas es el priísta Enrique Peña Nieto, ex gobernador del Estado de México.

En caso de triunfar, el PRI retomaría el poder que perdió en el 2000 tras dirigir el país por 71 años consecutivos, un período en el que, según sus rivales, políticos priístas pactaron con cárteles para mantener en paz territorios en México clave en las rutas de las drogas hacia Estados Unidos.

Calderón dijo recientemente que en el PRI hay muchos que piensan que sería útil pactar con los cárteles de las drogas y que sería preocupante que se mantuviera esa corriente dentro del partido opositor.

Creel coincidió.

"El compromiso con la legalidad (del PRI) es muy distinto al nuestro", dijo.

"La gente va a recapacitar muy bien lo que significa regresar al pasado, regresar al modelo (...) de los compromisos o componendas con la criminalidad", agregó, refiriéndose a qué significaría un regreso del PRI al poder.

El senador, descendiente de una familia estadounidense y quien tiene una hija con la popular actriz de telenovelas Edith González, dijo que para poder aprobar reformas que apuntalen su combate antidrogas, buscaría como presidente una alianza con el principal partido de izquierda, con el que el oficialismo se alió en elecciones estatales.

Creel ofreció un gabinete plural y una agenda legislativa común con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) que permita hacer avanzar las reformas.

Actualmente muchos proyectos de Calderón están estancados en el Congreso, donde se requiere necesariamente el voto del PRI para que avancen las reformas.

"Tan difícil o fácil fue para el Partido Conservador en Gran Bretaña aliarse con los liberales, tan fácil o tan difícil será para nosotros buscar un aliado que nos permita construir una mayoría", dijo el político.