Bagdad. El presidente sirio, Bashar al-Assad, sugirió poner fin al conflicto paso a paso, comenzando con distritos que han sufrido los peores enfrentamientos, dijo el mediador internacional Kofi Annan en una conferencia de prensa este martes en Teherán.

Annan se reunió con Assad el lunes en Damasco al inicio de una ronda diplomática para intentar revivir su moribundo plan para poner fin a la crisis siria de 16 meses.

Agregó que Assad había sugerido "construir un acercamiento en algunos de los distritos donde tenemos violencia extrema, para intentar contenerla en esos distritos y, paso a paso, ir aumentando y terminar con la violencia en todo el país".

Annan, que representa a Naciones Unidas y la Liga Arabe, dijo que necesitaba discutir la propuesta con la oposición siria y que no podía dar más detalles.

No estaba claro cómo o dónde planeaba hacerlo. Después de conversar con el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, Annan voló a Bagdad.

El Ministerio de Relaciones Exteriores francés dijo que presentará sus conclusiones sobre la gira ante el Consejo de Seguridad el miércoles en Nueva York.

Mientras tanto, el principal aliado de Siria, Rusia, propuso lo que sonó como una alternativa a "Amigos de Siria", el grupo anti-Assad respaldado por Occidente, con una oferta a los opositores de mantener reuniones regulares con el "Grupo de Acción", que está más balanceado entre países a favor y en contra del presidente sirio.

"Estamos dispuestos a organizar una sesión regular del 'Grupo de Acción' en Moscú (...) En cualquier caso vemos la relevancia de realizar un evento de este tipo", dijo el viceministro de Relaciones Exteriores, Mikhail Bogdanov, según fue citado por la agencia de noticias Interfax.

El Consejo Nacional Sirio -el principal grupo opositor en el exilio- tiene previsto mantener conversaciones con el canciller ruso, Sergei Lavrov, el miércoles. Su delegación de 10 miembros está liderada por su titular, Abdelbasset Sida.

Diferencias entre potencias. Las principales potencias acordaron en una reunión con Annan el 30 de junio que un Gobierno de transición debe establecerse en Siria, pero siguen sin definir qué rol jugará Assad.

Rusia dice que el plan no puede presuponer que Assad renuncie, pero las potencias occidentales afirman que debe irse y la oposición siria sostiene que esa es su condición básica.

Al menos 17.129 personas murieron en la revuelta de 16 meses en Siria, según el grupo activista Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Agregó que 11.897 civiles o insurgentes armados murieron a manos de las fuerzas de Assad, pero que no podía determinar cuántos perdieron la vida en cada categoría. También estimó que 884 desertores fueron asesinados.

El Observatorio ubica el número de muertos entre las fuerzas de seguridad sirias leales a Assad en 4.348.

Siria no ha dado una cifra de muertos de sus fuerzas de seguridad durante varios meses, pero Assad dijo la semana pasada que la mayoría de las víctimas del levantamiento eran seguidores de su Gobierno.

El Observatorio dijo que unas 100 personas murieron el lunes, en su mayoría combatientes rebeldes. En las provincias norteñas de Aleppo e Idlib, que comparten la frontera con Turquía, varias ciudades fueron atacadas.

En la provincia de Latakia, más hacia el oeste pero también cercana a la frontera turca, las fuerzas sirias dispararon contra Jabal al-Akrad en un intento por volver a tomar el control de los rebeldes que se infiltran desde Turquía.

En Deir al-Zor, en camino hacia Irak, un médico voluntario murió y al menos cuatro soldados perdieron la vida en enfrentamientos.

También se reportaron combates durante la noche en Derá, a lo largo de la frontera con Jordania, y tiroteos y explosiones sacudieron las ciudades de Homs y Hama y la central Rastan.

El opositor Consejo Nacional Sirio dijo que era hora de que Naciones Unidas declare una emergencia humanitaria en Siria, donde el organismo dice que un millón y medio de sus 22 millones de habitantes se han visto afectados por la crisis y que 300.000 fueron desplazados de sus hogares.

Tres personas murieron cuando morteros sirios impactaron pueblos en el norte de Líbano. Residentes locales dijeron que recibieron disparos durante cinco horas durante la noche, luego de tiroteos esporádicos en la zona durante días.

Fue el segundo ataque fatal en Líbano en tres días. Tres personas murieron en territorio libanés por fuego de morteros arrojados desde Siria durante el fin de semana.