Burgas, Bulgaria. Un suicida perpetró un ataque con bomba que causó la muerte de siete personas en un bus con turistas israelíes en Bulgaria, dijo este jueves el ministro del Interior, mientras el incidente elevó las tensiones entre Israel e Irán tras acusaciones sobre la autoría del atentado.

Irán negó estar detrás del ataque del miércoles en el aeropuerto de la ciudad búlgara de Burgas, un sector popular para turistas que visitan la costa del Mar Negro.

Un video de vigilancia frente al aeropuerto y la investigación demostraron que al autor no se le podía distinguir entre los turistas israelíes, dijo el ministro del Interior, Tsvetan Tsvetanov.

"Hemos establecido que había una persona que era un suicida. Esta persona tenía un permiso de conducir falso de Estados Unidos, del estado de Michigan", dijo Tsvetanov a los periodistas.

"Parecía como cualquier otro - una persona normal con pantalones bermudas y una mochila", agregó.

Se dijo que el atacante tenía 36 años y que había estado en el país por entre cuatro y siete días antes de lanzar el atentado.

Fuerzas especiales lograron obtener muestras de los dedos del suicida y estaban ahora comparándolas con una base de datos para proceder a su identificación, dijo Tsvetanov. Los servicios de seguridad búlgaros no habían recibido señales de un ataque inminente.

El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que siete personas perdieron la vida en el ataque, incluyendo al conductor del bus y al agresor. El Ministerio de Relaciones Exteriores en Tel Aviv confirmó la muerte de cinco israelíes.

Los turistas habían llegado a Bulgaria en un vuelo charter desde Israel y se encontraban en el autobús en el aparcamiento del aeropuerto cuando la explosión destrozó el vehículo de dos pisos.

Restos humanos quedaron esparcidos por el suelo, mientras trozos de metal quedaron colgando del techo del autobús y una columna de humo negro se elevaba sobre el aeropuerto.

El jueves, el aeropuerto de Burgas -una ciudad de unas 200.000 personas en el centro de una serie de localidades costeras- permanecía cerrado.

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, dijo que el grupo musulmán chií de Hezbollah, que cuenta con el apoyo de Teherán, fue el responsable del atentado.

"Los ejecutores inmediatos son la gente de Hezbollah, que por supuesto cuentan con el patrocinio constante iraní", dijo Barak a Israel Radio.

La embajada de Irán en Sofía negó el jueves las acusaciones de Israel de que Teherán estaba detrás del atentado suicida, señalando que se trataba de cargos "infundados".

Pese a sus sospechas, Israel indicó que no se apresuraría a iniciar un conflicto abierto con Irán o Hezbolá, aunque el primer ministro Benjamin Netanyahu prometió responder con firmeza.