La Habana. Una labor de 15 años para mejorar los problemas de contabilidad de Cuba y erradicar la corrupción ha concluido con un informe de auditoría nacional publicado el domingo por medios oficiales.

El texto señala que "de las más de 750 entidades auditadas en todo el país, el 63% tuvo calificaciones satisfactorias y aceptables, mientras que el 37% fue evaluado deficiente o mal", reportó la televisión estatal.

Los resultados de las auditorías anuales generalmente no se hacen públicos. Pero esta auditoría se produce tras una serie de escándalos de corrupción que recibieron una gran publicidad e involucraron al menos a un ministro, varios viceministros y otras figuras de alto perfil público.

El presidente Raúl Castro ha hecho de la lucha contra la corrupción el fundamento de sus esfuerzos por reformar la economía de Cuba desde que asumió el mando en lugar de su hermano enfermo Fidel Castro en el 2008.

Las cifras reflejan una mejoría en comparación a un informe de 2001, cuando la Oficina de Contabilidad Nacional del Gobierno reportó que sólo un 46% de las 300 entidades auditadas se consideraban satisfactorias o aceptables. En esa oportunidad el ministerio de Contabilidad y Control reemplazó a la Oficina de Contabilidad, para luego ser sustituido por la oficina del Contralor General en el 2008, cuando se intensificó la lucha contra la corrupción.

"El Contralor General pidió a los que tienen la compleja tarea de dirigir y administrar, que erradiquen de una vez por todas las condiciones que fomentan el oportunismo, el delito y la corrupción", informó otro noticiario estatal por radio.

El gobierno y miembros del Partido Comunista con acceso a información han informado que cientos de funcionarios han sido retirados en una campaña interna soterrada que empezó tras la creación de la oficina del Contralor.

Las auditorías nacionales anuales empezaron en 1995 en medio de una profunda crisis que siguió a la desaparición de la Unión Soviética.