Río de Janeiro. El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), actualmente preso, sigue como favorito para las elecciones de octubre próximo, con un 39% de intención de voto, según una encuesta divulgada este miércoles.

El sondeo del instituto de encuestas Datafolha muestra que Lula, candidato del Partido de los Trabajadores (PT) y cuya participación en las elecciones aún es una incógnita, está muy por arriba de su principal rival, el ultraderechista Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), que tiene un 19%.

La encuesta de Datafolha, encargada por la televisión Globo y el diario "Folha de Sao Paulo", se realizó a 8.433 personas de 313 municipios brasileños entre el 20 y el 21 de agosto, con un nivel de confianza del 95%.

A su vez, la ex ministra Marina Silva, del partido Rede, obtendría el 8% de los votos, seguida por el ex gobernador de Sao Paulo y candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Geraldo Alckmin, con el 6%.

Lula se encuentra preso desde el 7 de abril pasado al cumplir una condena de 12 años y un mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero en el marco del caso Petrobras.

En tanto, el ex ministro Ciro Gomes, aspirante del Partido Laborista (PDT), cuenta con el 5% de las intenciones de voto, según la encuesta.

El 11% de los entrevistados afirmó que votarán en blanco o emitiría un voto nulo, mientras que el 3% sostuvo no saber por quién votar.

En caso de que Lula no pueda presentarse como candidato en las elecciones presidenciales y sea sustituido por el ex alcalde de Sao Paulo y ex ministro, Fernando Haddad, el candidato más votado sería Jair Bolsonaro con el 22%.

Lula se encuentra preso desde el 7 de abril pasado al cumplir una condena de 12 años y un mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero en el marco del caso Petrobras.

Según la ley brasileña, una persona condenada en segunda instancia, como es su caso, no puede postularse a un cargo público electo, aunque el PT registró su candidatura ante Tribunal Superior Electoral (TSE), que deberá decidir si la inhabilita o no.