Brasilia. El apoyo a una postulación a la presidencia del ministro de Hacienda de Brasil, Henrique Meirelles, está ganando fuerza en el partido más grande del país y podría ser nominado sobre el presidente Michel Temer para la carrera presidencial de octubre, dijeron miembros de la agrupación política.

Meirelles tiene hasta el 7 de abril para decidir si se suma al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) de Temer y renuncia a su puesto para postularse a la presidencia, una decisión complicada porque el partido gobernante podría terminar eligiendo a Temer si sus números mejoran.

"Meirelles quiere unirse a nuestro partido y aún estamos estudiando su pedido, pero no podemos garantizar que él será el candidato", dijo un funcionario de alto nivel del PMDB, que pidió no ser identificado por lo sensible del tema.

"Meirelles está cortejando al partido y el partido lo está cortejando a él", dijo un estratega del PMDB, quien también solicitó el anonimato. "Las bases no quieren a Temer. Su candidatura no tendrá vuelo", agregó.

Tanto Temer como Meirelles recibieron cerca del 1% de la intención de voto en una reciente encuesta de Datafolha.

Los aliados políticos más cercanos de Temer en el gabinete son quienes más respaldan su candidatura, pero el sentimiento creciente en el partido es que Meirelles será un mejor candidato.

Aún así, el partido gobernante está determinado a tener un candidato presidencial propio, incluso si un candidato centrista fuerte como el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña defiende su plataforma de reformas favorables al mercado y austeridad fiscal.

Con el político más popular de Brasil, el izquierdista expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, probablemente imposibilitado de postularse por una condena de corrupción, la elección del 7 de octubre está abierta, con muchos potenciales candidatos aún recibiendo apoyos de un solo dígito.

Los aliados políticos más cercanos de Temer en el gabinete son quienes más respaldan su candidatura, pero el sentimiento creciente en el partido es que Meirelles será un mejor candidato, dijo una de las fuentes partidarias. Una tasa de rechazo de más del 70% en los sondeos es el mayor problema de Temer y eso es visto como irremontable, agregó.

Los cánticos de "Fuera Temer" fueron comunes en los desfiles de carnaval del mes pasado entre los brasileños que creen que el exvicepresidente apoyó el juicio político de la izquierdista Dilma Rousseff en 2016 para asumir el poder y protegerse de investigaciones de corrupción.

La reciente decisión del presidente de descartar un impopular plan para reformar el generoso sistema de seguridad social de Brasil no logró ayudar a su índice de aprobación de un dígito.

Temer, de 77 años, también corre el riesgo de verse más involucrado en una investigación de corrupción que llevó a la Corte Suprema a autorizar a los investigadores a revisar sus cuentas bancarias.

Meirelles, de 72 años, ex presidente de BankBoston, no ha quedado atrapado en los escándalos de sobornos que sacuden a Brasilia. El principal obstáculo a su candidatura es la falta de un partido que lo apoye, porque su Partido de la Social Democracia Brasileña planea respaldar a Alckmin.