Santo Domingo. Una organización defensora de los derechos humanos se sumó al rechazo generado en Haití por la presencia del ex dictador Jean Claude Duvalier en una reciente ceremonia pública, y reclamó que el caso sea retomado por la justicia.

El Colectivo Contra la Impunidad instó a la justicia y al gobierno de Haití a "no cerrar los ojos" sobre el caso Duvalier, cuando existen varias causas abiertas en su contra tres años después de su retorno del exilio en Francia.

La entidad señaló en una declaración, que no entendía la actitud del gobierno del presidente, Michel Martelly, en torno al exdictador "a pesar de todos los crímenes cometidos por los esbirros que estaban bajo su mando", ni el silencio que existe entre las autoridades, respecto a las acusaciones y al trato que recibe Duvalier, portador, inclusive, de un pasaporte diplomático.

Danielle Magloire, representante del colectivo, dijo que aunque el reto es enorme, la entidad planea movilizarse hasta el final para poner al descubierto los crímenes de la dictadura, y para lograr que el exgobernante de facto y sus "secuaces" paguen por sus crímenes en los tribunales de justicia.

"¡No a la impunidad! ¡Sí a la verdad y a la justicia!", dijo Magloire al leer la declaración.

El documento exige que se aclare si Duvalier goza de "condiciones especiales" en Haití, e insta al actual gobierno a cumplir con los requisitos de un Estado democrático de derecho, tras señalar que la invitación al exmandatario "ignora y banaliza el sufrimiento de las víctimas de la dictadura duvalierista".

El Colectivo se refiere a la última aparición pública de Duvalier ocurrida el 1 de enero, cuando Martelly lo invitó a participar en los actos por el 210º aniversario de la independencia de Haití, que se llevaron a cabo en la ciudad de Gonaïves, 180 kilómetros al norte de la capital.

En un comunicado difundido el miércoles, otras dos organizaciones defensoras de los derechos humanos, Amnistía Internacional y Human Rights Watch, expresaron su preocupación por la falta de "voluntad política" y por los retrasos en el tribunal donde se procesan las demandas contra el exdictador.

Ante las protestas de organizaciones defensoras de los derechos humanos, el portavoz de la presidencia, Lucien Jura, dijo que la presencia del exdictador fue un gesto del presidente Martelly para promover la unidad de Haití.

Duvalier regresó a Haití hace tres años, tras lo cual organizaciones internacionales entregaron a la justicia haitiana pruebas que supuestamente muestran la violación de derechos humanos durante el período en que "Baby Doc", como se conoce al exdictador, gobernó Haití, entre el 22 de abril de 1971 y el 7 de febrero de 1986.

Otras víctimas de la dictadura presentaron un total de 18 demandas en su contra, pero en enero del 2012, un juez anunció que Duvalier sería juzgado solo por malversación de fondos y por corrupción, y no por crímenes contra la humanidad.

El caso está en proceso de apelación.