Seúl/Washington. El máximo enviado de Estados Unidos para Corea del Norte viajaba este domingo a Seúl para discutir formas de contener las ambiciones nucleares de Pyongyang, en medio de nuevos temores sobre un programa de enriquecimiento de uranio.

La visita de Stephen Bosworth a las principales potencias de Asia se produce en medio de una serie de reportes indicando que Corea del Norte está desarrollando un programa nuclear.

Analistas dicen que los reportes son parte de la estrategia del Estado comunista para ganar ventaja en las negociaciones a seis bandas.

Bosworth se reunirá este lunes con su contraparte surcoreano, Wi Sung-lac, y el ministro de Relaciones Exteriores del país, Kim Sung-hwan, para discutir maneras de reanudar las negociaciones con Corea del Norte sobre un desarme atómico a cambio de asistencia, dijeron funcionarios.

Un funcionario de Relaciones Exteriores en Seúl dijo que los reportes que afirman que Corea del Norte está construyendo una planta de enriquecimiento de uranio también serían abordados durante la visita, pero no dio más detalles.

Bosworth viajará a Tokio y Pekín luego de su escala en Seúl. El surcoreano Wi también visitará Pekín este lunes.

Fuentes cercanas a las ambiciones nucleares de Corea del Norte dijeron en Washington este sábado que un científico estadounidense vio cientos de centrífugas en el país asiático este mes, aumentando las sospechas de que busca una segunda forma de obtener material fisible para bombas atómicas.

Expertos que visitaron el principal complejo nuclear norcoreano este mes también reportaron haber visto la construcción de otra nueva instalación, que se cree es un reactor experimental de aguas livianas, y se han dado a conocer informes sobre actividades nucleares en un sitio de pruebas.

Más peso en negociaciones. Corea del Norte, que abandonó las negociaciones sobre desarme de su programa atómico el año pasado, ha dicho que desea regresar al diálogo. Expertos creen que esta es una señal de que las severas sanciones en su contra están perjudicando a su economía.

Según analistas, al exhibir su capacidad nuclear, el reclusivo Estado busca mejorar su situación negociadora y ganar concesiones.

"Esto no es una sorpresa en absoluto, aunque es una verdadera preocupación", dijo Kim Tae-woo en el Instituto de Análisis de Defensa de Corea. "Corea del Norte ha dicho que desea sentarse a la mesa de negociaciones a seis partes y esto aumenta por completo su influencia", señaló.

Es difícil verificar cualquier reporte sobre los programas nucleares de Pyongyang debido a que los inspectores internacionales fueron expulsados del país hace 18 meses.

Los reportes de avances nucleares en Corea del Norte se dan a conocer casi dos meses después de que el gobernante Kim Jong-il iniciara el traspaso de poder a su hijo menor, Kim Jong-un, y analistas afirman que él desea usar su capacidad nuclear para reforzar la idea de que su heredero cuenta con un poderoso Ejército.