Buenos Aires. Todas las terminales portuarias de un núcleo exportador clave de Argentina estaban bloqueadas por una medida de fuerza de estibadores que reclaman alzas de salarios y tarifas, afectando a la comercialización de granos, reportaron este lunes medios locales.

En una ampliación de la protesta que comenzó la semana pasada, la Cooperativa de Trabajos Portuarios y el Sindicato Unido Portuarios Argentinos (SUPA) extendieron los bloqueos a todas las terminales en Puerto San Martín y Timbúes, en los alrededores de la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe.

El conflicto tiene lugar en momentos en que crece el tránsito hacia el puerto tras el reciente inicio de la cosecha de soja en Argentina, el tercer exportador mundial del grano y el mayor proveedor de derivados de la oleaginosa.

La protesta de la Cooperativa de Trabajos Portuarios afecta al acceso de Terminal 6 -propiedad de Bunge y Aceitera General Deheza-, además de las terminales de Cargill y las pertenecientes a las empresas Toepfer, Nidera, Dreyfuss, Minera La Alumbrera y Noble, según el matutino La Nación.

"Si bien las negociaciones con la parte empresarial continúan, el problema se agravó en las últimas horas", dijo el presidente de la cooperativa, Herme Juárez, citado por el diario.

El sindicato de estibadores reclama a las compañías exportadoras aumentos salariales de hasta el 100 por ciento en dólares, en medio de una cosecha de soja que llegaría al récord de entre 51 y 55 millones de toneladas.

"En esos términos, la negociación no puede prosperar, porque aumentar en esa proporción la tarifa sobrepasa cualquier estimación de aumento que pudiéramos tener", dijo un ejecutivo del sector citado por el periódico.

Según datos de estibadores con las estimaciones de los exportadores, por cada día de bloqueo se pierden de exportar 100.000 toneladas de granos y se dejan de recaudar 12,5 millones de dólares de retenciones a las exportaciones, dijo La Nación.

La semana pasada, los bloqueos alcanzaban sólo a tres terminales de la zona.