Lima. El ex ministro de Economía Fernando Zavala consideró este miércoles "mezquinas y políticas" las críticas al aumento de remuneraciones para altos funcionarios y destacó que esa medida contribuye a "cerrar la brecha" del sector público con el privado en cuanto a sueldos.

Ese incremento, indicó, es parte de una reforma más amplia y no solo se trata de elevar el sueldo a los ministros de Estado, sino que tiene un trasfondo más importante.

"El sentido es cerrar esta brecha con el sector privado, cerrar esta brecha con lo que fueron los sueldos hace algunos años; además, lo que se está haciendo son reformas para mejorar el sistema de carrera pública en el Perú y hacia allá tenemos que ir", manifestó en RPP.

Zavala, titular de Economía durante el gobierno de Alejandro Toledo, añadió que esta medida busca que el Estado cuente con altos funcionarios talentosos, con la finalidad de evitar "la alta rotación" que ocurre en los últimos años.

En su opinión, se está yendo por el camino correcto en la reforma del servicio civil a cargo de la Autoridad Nacional del Servicio Civil (Servir) y desestimó las críticas a esta medida.

Consideró, asimismo, que el incremento a las remuneraciones de los altos funcionarios, entre ellos los ministros, no constituye un "salto exagerado" en sus sueldos, sino que se trata de otorgar un ingreso adecuado.

"Creo que en el futuro lo que se trabaja en Servir, en la carrera pública, ayudará a explicar un poco más cuál debe ser la remuneración, cuál es la meritocracia y cuál es la línea de carrera que queremos; pero es una medida que está totalmente dentro de los estándares que se manejan en el sector público", refirió.

Basado en su experiencia personal de 10 años en la administración pública, mencionó que, dependiendo del estado de ánimo de los políticos, los sueldos de los funcionarios subían y bajaban, restando estabilidad.

"No se trata de que un ministro se enriquezca siendo ministro, pero tampoco se trata de que pierda patrimonio. Tenemos que ser un poco más serios y darle cierta estabilidad en el futuro de lo que queremos en términos de la función pública", subrayó.

Advirtió que el aumento establecido ni siquiera iguala a lo que se gana en el sector privado, sino que reconoce "cierto talento que se debe pagar", teniendo en cuenta "las responsabilidades importantes que asumen" los altos funcionarios.

"Además, no tiene que ser un caso aislado, sino algo que tenga impacto en términos de eficiencia y la reforma del Estado que todos queremos", manifestó.