Londres. Australia culpó este miércoles a Estados Unidos por la divulgación por parte de WikiLeaks de cables diplomáticos estadounidenses, luego de que una corte británica ordenó la detención del fundador del sitio por cargos de delitos sexuales en Suecia.

El fundador de WikiLeaks, el australiano de 39 años Julian Assange, se entregó el martes a la policía británica luego de que Suecia había emitido una Orden Europea de Arresto en su contra. Assange, que niega las acusaciones, seguirá tras las rejas hasta una audiencia del 14 de diciembre.

Assange ha pasado algún tiempo en Suecia y fue acusado este año de delitos sexuales por delitos sexuales por dos mujeres suecas que eran voluntarias de WikiLeaks. Un fiscal sueco quiere interrogarlo sobre la acusación.

WikiLeaks, que ha provocado la furia Washington con sus publicaciones, prometió que seguirá haciendo públicos detalles de los 250.000 documentos secretos estadounidenses que ha obtenido.

El ministro de Relaciones Exteriores de Australia, Kevin Rudd, dijo que la gente que originalmente filtró los documentos, no Assange, eran legalmente responsable y las filtraciones generaron interrogantes sobre la "suficiencia" de la seguridad estadounidense.

"El Sr. Assange no es en si mismo responsable por la divulgación no autorizada de 250.000 documentos de la red de comunicaciones diplomáticas estadounidense", dijo Rudd a Reuters en una entrevista."Los estadounidenses son responsables por ello", señaló Rudd.

La fuente original de la filtración no se conoce, aunque un soldado estadounidense que trabajaba como analista de inteligencia en Irak, Bradley Manning, ha sido acusado por autoridades militares de descargar sin autorización más de 150.000 cables del Departamento de Estado.

Funcionarios estadounidenses no han querido decir si esos cables son los mismos que ahora está revelando WikiLeaks.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, recibió con agrado las noticias sobre el arresto de Assange.

"No lo había escuchado pero me suena a buenas noticias , dijo Gates a periodistas el martes durante un viaje hacia Afganistán.

Assange defendió este miércoles su sitio en internet en un artículo de opinión publicado en un diario australiano, diciendo que fue crucial para propagar la democracia y se comparó a si mismo con el barón de los medios Rupert Murdoch en su búsqueda de publicar la verdad.

En una audiencia de la corte en Londres, el juez de distrito Howard Riddle dijo que "hay bases sustanciales para creer que él podría huir si se le otorga la libertad bajo fianza".

También dijo que las acusaciones eran graves, y que Assange tenía lazos comparativamente más débiles con la comunidad en Gran Bretaña.

Su abogado británico, Mark Stephens, dijo a periodistas que se presentaría un nuevo pedido de fianza y que su cliente estaba "bien".

El abogado dijo que muchas personas creen que el caso estaba motivado políticamente y que Assange sería "liberado y reivindicado".

Pero un fiscal sueco fue citado por el periódico Aftonbladet diciendo que el caso era personal y no estaba relacionado con su trabajo en WikiLeaks.

Assange, vestido con un traje azul marino y con una camiseta blanca de cuello abierto, inicialmente entregó su dirección como un apartado postal en Australia. Presionado para entregar una dirección más precisa nombró una calle en Victoria, Australia.