Juan Carlos Calderón y Christian Zurita, autores del libro El Gran Hermano, deberán pagar US$1 millón cada uno al presidente de Ecuador, Rafael Correa, por supuesto daño moral.

Esa es la condena que la jueza Quinta de lo Penal de Pichincha, María Mercedes Portilla, dio en contra de los periodistas.

El noticiero del TC Televisión, canal incautado por el Estado, informó la noche del lunes, de forma anticipada sobre la sentencia, antes de que los abogados de los querellados sean notificados.

El medio televisivo informó que el mandatario recibiría US$2 millones. La sentencia, que ya está en la página web del Consejo de la Judicatura, carece de la parte resolutiva.

Alembert Vera, abogado de Rafael Correa, citado por el diario oficialista El Telégrafo en su versión online, confirmó la sentencia. De igual forma la agencia gubernamental de noticias, Andes.

Al respecto Christian Zurita, uno de los querellados, había señalado en la mañana a este medio de comunicación que no tenía conocimiento del fallo, pues su abogado Ramiro Aguilar aún no había sido notificado.

Más tarde, en rueda de prensa, ambos rechazaron la sentencia. Calderón consideró a la medida como una forma de castigar el trabajo periodístico. Indicó que el monto a pagar, dispuesto por la jueza, "es una cifra desproporcionada, absurda, irracional. Nosotros habremos visto US$10.000, juntos", enfatizó.

Por su parte, Zurita señaló que "si cree que ganó un round, pues históricamente él ya perdió en sí esta carrera, es una pérdida histórica para él... de esto él no va a poder levantarse porque no va a poder si esconder los libros ni quemarlos".

El abogado Aguilar indicó que "la veeduría, para la jueza, no sirve sino los organismos de control, y como los organismos de control los controla el presidente...".

Aguilar señaló que les molesta mucho que, antes de que los abogados pudieran tener conocimiento de la sentencia, TC Televisión ya la había informado.

Correa solicitaba el pago de US$10 millones, US$5 millones a cada uno de los periodistas.

El libro detalla la investigación sobre los contratos de Fabricio Correa, hermano del mandatario, con el Estado.

Juan Carlos Calderón indicó que la sentencia no le quita el sueño, pero que el presidente Correa no ha podido explicar hasta ahora.