Ciudad de México, Excelsior.com.mx. El recuento total y parcial de votos en 61% de los 300 distritos electorales provocó que ayer el cómputo distrital avanzara con una velocidad menor a la esperada, pues después de 13 y media horas de trabajo continuo, sólo se concluyó hasta anoche 39 distritos, que representan el 13% del total.

El martes, los responsables técnicos del cómputo distrital adelantaron que a más tardar el mediodía de este jueves estaría el total del recuento de votos; pero ayer el presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, anunció que el INE sesionará hasta el domingo, cuando se vence el plazo del cómputo distrital.

Las cifras de los reportes del Instituto Nacional Electoral (INE) en torno al cómputo distrital fueron diferentes en varias ocasiones. Por la mañana, el secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo Molina, informó que se iban a abrir 89 mil 153 casillas al voto por voto, que representaban 59.82%; pero sólo 17 distritos lo iban a hacer en un voto por voto total.

Por la noche, el propio Jacobo informó, al Consejo General que el universo de casillas que realizaron el conteo voto por voto era de 89 mil 221 y que eran 16 los distritos a contar la totalidad de los votos.

Y el consejero Ciro Murayama informó a los integrantes del Consejo que para anoche el total de casillas con recuento total o parcial de votos era 61%.

Sin embargo, el Reporte Global de Casillas con Posibilidad de Recuento por el Principio de Mayoría Relativa, que se les hizo llegar a todos los integrantes del Consejo General, muestra que los consejos distritales tenían la petición de los partidos políticos de hacer un recuento de 88 mil 444 casillas, en todo el país, correspondientes a 48 mil 14 secciones electorales.

Otras cifras diferentes fueron las que proporcionaron los consejeros respecto a la dimensión de la apertura de paquetes para el conteo voto por voto.

Primero, Lorenzo Córdova, presidente del INE, dijo que se trata de las elecciones con el mayor número de casillas recontadas; para dimensionar dijo que en 2015 la magnitud de casillas con recuento es el doble de las que se presentaron en el 2009 y 15% superior a las que se recontaron en el 2012, sólo referentes a la elección de la Cámara de Diputados.

Pero instantes después, el consejero Ciro Murayama explicó ante el Consejo General, que el recuento total o parcial de los votos en el 2012 fue de 56.31% de las casillas, y en este año es de 61%, lo cual implica sólo un crecimiento de cinco puntos porcentuales respecto a la elección inmediata anterior.

El reporte interno del avance de los recuentos totales o parciales, que circula exclusivamente entre los integrantes del Consejo General, muestra que de las 88 mil 444 casillas a abrir, en 22 mil 963 la causal fue porque la diferencia entre el primero y segundo lugares es inferior al número de votos anulados en la mesa de votación.

Hay también 48 mil 57 casos en los que el número de votos no coincide con el número de votantes de una casilla; había otras nueve mil 929 en las que se abrieron porque no tienen acta por fuera del paquete.

Durante la sesión nocturna del Consejo General, el presidente del INE giró instrucciones al equipo técnico para que se corrija un error en el sistema público de consulta del cómputo distrital, pues el representante de Morena, Horacio Duarte, denunció que hay un error en la identificación de los votos que van al Partido Verde y los que van al PT, en todo el sistema, cuando se abre por casillas, lo cual generó que el resto de los partidos exigiera garantías de claridad. Así, se ordenó que el sistema público contenga la misma información que se entrega a los integrantes del Consejo General en el sistema interno de información.

Hasta anoche cerraron 39 distritos, pero todavía en todo el país estaba el recuento de votos; sin embargo, el sistema público de reporte del cómputo distrital mostraba un avance del 80.53%, al reportar que ya había contado 120 mil 208 de las 149 mil 270 casillas que esperaba.

Uno y luego otro...El pasado 7 de junio, Jaime Rodríguez Calderón El Bronco, demostró que un candidato independiente puede lograr la alternancia en una gubernatura. En este caso en Nuevo León, que fue gobernado por el PRI, por el PAN y nuevamente por el tricolor, que dejará el gobierno de esa entidad el próximo 4 de octubre.

En 1989, el triunfo del panista Ernesto Ruffo en la gubernatura de Baja California por primera vez hizo real la alternancia en México y la idea de que la oposición podía ganar en las urnas ante un partido con décadas en el poder.

La alternancia llegaría luego a Chihuahua en 1992 con la victoria del PAN. Seis años después del primer triunfo de la oposición en Baja California, había cinco estados más gobernados por Acción Nacional.

En la siguiente gráfica se muestran las variaciones de partido por entidad federativa, de 1988 a la fecha. El rojo corresponde al PRI, el azul al PAN, el amarillo al PRD, el verde al PVEM y el gris a independientes.

El distrito que más anuló está en Tuxtla; el más apático, en Juárez. El distrito electoral con más votos nulos es el 9 de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, donde 12.7 por ciento de los electores acudió a las urnas, pero no dio su sufragio a ninguno de los contendientes. En contraste, el distrito con menos votos nulos es el 1 de Valladolid, en Yucatán, donde sólo se contabilizó 1.6 por ciento de sufragios invalidados, de acuerdo con los resultados del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del INE para diputados federales.

En el distrito 9 con cabecera en la capital chiapaneca votaron 84 mil 984 personas, lo que equivale a 28.9 por ciento de los electores registrados. Ahlí ganó el Partido Verde con 26.8 por ciento de los sufragios; en segundo lugar quedó Morena, con 13.6 por ciento.

En materia de participación ciudadana, el distrito más apático es el 1 de Ciudad Juárez, Chihuahua, donde sólo fue a votar el 22 por ciento de los empadronados. El abstencionismo en la ciudad fronteriza (78 por ciento) fue muy superior al promedio nacional, que es de 53 por ciento.

En contraste, el distrito con más afluencia es el 5 de Ticul, en Yucatán, donde 79.2 por ciento de los empadronados cumplió con su deber cívico.

Pasó en Durango. En la sección 52 del distrito 1 de Durango, con cabecera en la capital, ocurrieron varias cosas atípicas.

En primer lugar, el total de votos emitidos fue de 25, de los cuales 24 fueron para el PRI, uno se anuló y los restantes nueve partidos obtuvieron cero votos en los comicios para elegir a diputados federales.

En la lista nominal de la casilla 52 básica había una lista nominal de 146 personas, pero sólo acudieron a votar 25 personas, lo que arroja una participación ciudadana de 17.1 por ciento.

En conjunto, en el distrito 1 de Durango ganó el PRI con 50.5 por ciento de los votos, seguido por el PAN, con 14.6 por ciento de los 271 mil sufragios emitidos.

Viejas prácticas. Las casillas “zapato” son una de las técnicas de los antiguos operadores electorales del PRI para garantizar que el partido ganara las elecciones cada tres años y la Presidencia de la República cada seis años.

Pero con la alternancia en los gobiernos federal y estatales, así como el avance en la observación de las elecciones y los sistemas de control que ha desarrollado el INE, prácticas como esas comenzaron a disminuir.