Bogotá. Las autoridades colombianas anunciaron este viernes que ocuparon un total 277.000 hectáreas de tierras que estaban en poder de ex guerrilleros y miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) las cuales serán vendidas para reparar a las víctimas de los rebeldes.

El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, reveló que se realizó en un gigantesco operativo realizado en los departamentos de Guainía, Bolívar, Meta y Arauca , donde las tierras fueron adquiridas por los rebeldes producto del narcotráfico, la explotación ilegal de minerales y otras actividades ilegales.

"Esta acción de las autoridades corresponde al propósito de extinguir el patrimonio ilícito derivado de activados ilegales, y reafirma frente a quienes han sostenido que a través del Proceso de Paz se pueden legalizar activos ilícitos de la insurgencia armada que se experimentó en Colombia, que eso no es cierto", afirmó el jefe del ente acusador.

Según el fiscal general de la Nación, los bienes ocupados tiene un valor cercano a los 282.000 millones de pesos (unos US$97 millones).

El gobierno colombiano ha señalado que se indemnizarán a las víctimas de las FARC con los bienes que les incauten a los rebeldes, que firmaron un proceso de paz con la administración del presidente Juan Manuel Santos.