Puerto Príncipe.  Haití detuvo este martes al ex dictador Jean-Claude Duvalier, apodado "Baby Doc", y le acusó de corrupción tras su sorpresivo retorno del exilio.

Duvalier, de 59 años y quien huyó de Haití en 1986 en medio de una revuelta popular, fue interrogado en la oficina del fiscal jefe de Puerto Príncipe tras ser escoltado por la policía desde el hotel de lujo en Puerto Príncipe donde había estado hospedado desde su regreso este domingo 16 de enero.

El fiscal acusó formalmente a Duvalier de corrupción, robo, apropiación indebida de fondos y otros supuestos delitos. Un juez deberá investigar los cargos y decidir si continúa como un juicio criminal.

Su retorno al empobrecido país caribeño sorprendió a los haitianos y a gobiernos extranjeros en un momento en que la nación está sumida en una crisis política luego de caóticas e inconclusas elecciones realizadas el 28 de noviembre.

La incertidumbre política se suma a una epidemia de cólera que ha causado la muerte a más de 3.800 personas y a los esfuerzos para reconstruir la destruida nación después del enorme terremoto de hace un año que costó más de 316.000 vidas.

El ex "presidente vitalicio" es acusado por grupos de derechos humanos de ser responsable de la matanza y tortura de miles de opositores durante sus 15 años en el poder.

Apoyo. Mientras Duvalier era sacado de su habitación bajo fuerte custodia, acompañado por su esposa, saludó a periodistas y algunos simpatizantes reunidos en las afueras del hotel, que había sido anteriormente acordonado por policía armada, algunos usando máscaras.

Simpatizantes de Duvalier gritaban "¡Duvalier libre!" "¡Duvalier libre!", mientras perseguían al vehículo de la policía. Algunos trataron de bloquear el paso del automóvil con neumáticos en llamas, pero el convoy los evadió.

Anteriormente, un importante funcionario del Gobierno dijo a Reuters que Duvalier "permanecería a disposición del sistema judicial".

"Ellos decidirán si lo procesan", dijo el funcionario, quien pidió no ser identificado.

En el pasado, las autoridades haitianas acusaron a Duvalier y su clan de vaciar las arcas del Estado por varios cientos de millones de dólares y esconderlos en el extranjero.

El funcionario dijo a Reuters que se había reactivado una queja judicial previa contra Duvalier, por "dinero robado al Tesoro". También agregó que se estaban preparando otros reclamos de personas particulares en relación a otros presuntos "crímenes".