Tegucigalpa. El gobierno hondureño mantenía hasta ayer en reserva los alcances de las últimas negociaciones, realizadas esta semana, tendientes a impulsar la firma del Acuerdo de Cartagena, que estaría permitiendo el reingreso de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA).

El documento fue casi concluido en las últimas horas tras la sorpresiva visita al país de la canciller colombiana María Angela Holguín, en medio de intensos cabildeos que se han desatado en el ámbito nacional e internacional en la búsqueda de la plena reincorporación de Honduras a la comunidad internacional.

Sin embargo, el gobierno de Porfirio Lobo Sosa no ha dado detalles minuciosos al pueblo hondureño sobre lo que contiene el Acuerdo de Cartagena y las implicaciones que el mismo tendrá para el país. Lo único que ha trascendido son las cuatro peticiones planteadas por Zelaya como requisito para volver a Honduras.

Cabe mencionar que la reincorporación del país al seno de la OEA pasa por el retorno incondicionado de "Mel", por lo cual la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se vio obligada a anular los procesos por corrupción incoados al ex gobernante.

Las demandas de "Mel" son: la anulación de los procesos por corrupción, el respeto de los derechos humanos, la convocatoria a una constituyente y el reconocimiento de la resistencia como partido político.

Reacción. Consultada sobre los detalles de las últimas negociaciones entre Lobo y Zelaya, la designada y ministra de la Presidencia, María Antonieta Guillén, dijo ayer que el presidente de la República ha venido informando sobre los alcances de sus gestiones ante la comunidad internacional.

"El Presidente siempre dijo pues que el expresidente Zelaya puede regresar cuando él así lo estime conveniente, y propicia las garantías que tienen que dársele para su seguridad personal", afirmó Guillén.

En medio de las negociaciones que se vienen sosteniendo a todo nivel para garantizar el retorno de Honduras a la OEA antes de la 41 asamblea general que se realizará del 5 al 7 de El Salvador, Zelaya ha anunciado su regreso al país para el próximo sábado 28 de mayo.

El gobernante vendría acompañado por el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, y el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega. La secretaria de la Presidencia manifestó que en las negociaciones se ha abordado el tema de la amnistía (en el contexto del respeto a los derechos humanos), lo referente a la constituyente y también el aspecto del frente resistencia.

Sin embargo, la funcionaria pública no dio detalles de qué compromisos concretos está haciendo Lobo Sosa en el tema de la amnistía, la constituyente y la denominada resistencia.

Decreto. "Otro tema es el decreto de amnistía que se firmó al tomar posesión el Presidente, en el que se han amparado muchos de los exfuncionarios que han acudido a las instancias correspondientes".

Sobre el tema de la constituyente, el propio Presidente dijo ayer que para ello fueron aprobadas las reformas al artículo 5 de la Constitución que permiten el uso de las figuras del plebiscito y referéndum como mecanismos de consulta.

En lo relacionado al reconocimiento de la resistencia como partido político, Lobo Sosa aseveró que el presidente del Congreso Nacional, Juan Orlando Hernández, le expresó su voluntad de ayudarle a que vía decreto legislativo se agilice el proceso de inscripción del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), como partido político. Es de recordar que el único órgano facultado para inscribir un partido político es el Tribunal Supremo Electoral (TSE), de acuerdo con lo establecido en Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas.

Se prevé que la firma del Acuerdo de Cartagena ocurra en las próximas horas en Colombia o Venezuela. No se descarta que el documento sea firmado entre Lobo y Zelaya en un país de Centroamérica. Tras la firma, el documento será presentado ante el Consejo Permanente de la OEA en Washington, el cual podría determinar la convocatoria de una asamblea extraordinaria o bien discutir el retorno de Honduras al organismo por instrucciones de los cancilleres de los países miembros.

El retorno de Honduras a la OEA podría ocurrir esta próxima semana, según diversos sectores. "Suscribir este acuerdo sí yo creo que está muy bien encaminado y esto nos permitiría presentarnos a la OEA sobre un ambiente de consensos para la inclusión de Honduras; no sabemos cuándo porque depende de terminar de estructurar la redacción final del mismo y no sé cómo estará el tiempo y la disponibilidad de los presidentes que han estado mediando en esta situación", manifestó ayer la ministra de la Presidencia.

Derecho. Sobre las expectativas que existen en torno al contenido del Acuerdo de Cartagena, el coordinador del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), Oswaldo Canales, dijo que el presidente de la República está en la obligación de informar al pueblo hondureño sobre sus actuaciones.

"Yo creo que hay que alzar la voz y exigirle una rendición de cuentas al presidente Porfirio Lobo Sosa y que nos diga cuál es el contenido de lo que se va a firmar y cuál es el compromiso que se va a tomar para llegar a la OEA. Hay que pedirle que informe a la nación qué es lo que contienen esos acuerdos. Yo siempre he dicho que la rendición de cuentas debe ser el estilo de vida de todos los funcionarios del Estado y de los hondureños", afirmó Canales. El Acuerdo de Cartagena surgió el pasado 9 de abril tras el primer acercamiento entre el presidente Lobo Sosa y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, gracias a las gestiones del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.