San Felipe, México. La Armada de México y la Guardia Costera de Estados Unidos continuaban buscando el martes a siete turistas estadounidenses que naufragaron, dos días después de que su barco quedó atrapado en una fuerte tormenta en la península de Baja California.

La Armada de México dijo que realizaba una búsqueda en el Mar de Cortés para encontrar sobrevivientes o cuerpos de los pasajeros desaparecidos que fueron a pescar en un barco que naufragó, se partió en dos y se hundió el domingo.

La Guardia Costera de Estados Unidos dijo que estaba ayudando al rescate con un avión de carga C-130 que sobrevolaba la zona.

El barco pesquero de carga de 35 metros, apodado Erik, llevaba 43 personas cuando se hundió en la madrugada del domingo. La Armada de México, pescadores y otras embarcaciones rescataron a 35 de los pasajeros y miembros de la tripulación, salvo uno de ellos que nadó durante 17 horas para llegar a la costa y pedir ayuda.

Las autoridades mexicanas identificaron el cadáver de un pasajero y se teme que los siete restantes hayan muerto.

Todas las personas desaparecidas son de California, de acuerdo con la oficial del puerto Dora Winkler en San Felipe, México.

El barco se encontró en medio de la tormenta y volcó en su primera noche en el mar, dijeron las autoridades mexicanas.

El buque fue hallado a 140 kilómetros al sur de San Felipe, México, un popular destino turístico.