El hermano de un hombre que mató a siete personas en Francia fue llevado el sábado a París para ser interrogado acerca de la masacre supuestamente inspirada por Al Qaeda, la cual desató cuestionamientos acerca de la seguridad nacional mientras faltan cuatro semanas para las elecciones presidenciales del país.

El presidente Nicolas Sarkozy citó a sus ministros y jefes de la policía a una reunión el sábado para discutir las consecuencias de los asesinatos cometidos por Mohamed Merah.

Sarkozy afronta una batalla cuesta arriba por la reelección y su asesor jefe de inteligencia buscó encarar los cuestionamientos de la prensa sobre el manejo de la masacre ocurrida en la ciudad suroccidental de Toulouse.

Abdelkader Merah, hermano mayor de Mohamed Merah -que murió en medio de las ráfagas de balas el jueves cuando saltó por la venta de su departamento en Toulouse- fue trasladado desde un cuartel policial en la ciudad para ser llevado la capital, junto con su novia, dijo una fuente judicial.

Ambos fueron arrestados el martes cuando los negociadores buscaron su ayuda para intentar persuadir a Merah de que se entregase. La madre de Merah, que también fue arrestada el mismo día, probablemente sea liberada más tarde el sábado, según opinión de la fuente.

Merah, de 23 años, fue abatido por un francotirador tras un tiroteo con la policía que terminó con un asedio de más de 30 horas a su departamento durante el cual admitió haber asesinado a tres escolares judíos, a un rabino y a tres soldados en tres ataques separados.

Abdelkader y su novia, cuyo nombre no fue revelado, fueron trasladados a un centro de detención en las oficinas centrales de la agencia de inteligencia nacional DCRI, en París, y serían presentados ante un juez a fin de decidir si hay fundamentos para abrir procedimientos legales sobre posibles vínculos con los ataques de Merah, dijo otra fuente el viernes.

La policía encontró explosivos en un auto propiedad de Abdelkader, según información del fiscal que encabeza el caso. Servicios de seguridad ya tenían conocimiento sobre el hombre por haber ayudado a ingresar a militantes jihadistas en Irak el 2007.

Bernard Squarcini, jefe de DCRI, dijo el viernes al diario Le Monde que no había evidencia acerca de la pertenencia de Merah a alguna red islamista radical y que aparentemente se habría vuelto un fanático por sí solo.

Pero los investigadores siguen intentando establecer si el joven francés de ascendencia argelina tenía algún apoyo logístico o ideológico o si era efectivamente un "lobo solitario".

Se sabe que el hermano de Merah, y una hermana, estudiaron el Corán en Egipto el 2010. La policía francesa había encontrado en el pasado vínculos entre ellos y un grupo islamista radical con base en el sur de Francia, liderado por un francés nacido en Siria, apodado "El emir blanco" por los medios franceses por su pelo y barba claros.

Los tiroteos alejaron el enfoque del debate político de los problemas económicos del país a las fortalezas de Sarkozy, mientras éste busca afanosamente la reelección en una votación en dos etapas prevista para abril y mayo.

Los sondeos muestran que unos dos tercios de los votantes aprobó su manejo de una crisis que redujo a sus rivales, el principal de ellos el favorito socialista Francois Hollande, al rol de meros observadores.