Tegucigalpa. Fuera de las fronteras hondureñas se teje una telaraña para desestabilizar al país, al menos eso es lo que han revelado las máximas autoridades de la Secretaría de Seguridad.

El titular de Seguridad, Óscar Álvarez, afirmó que grupos irregulares que tienen la intención de desestabilizar el sistema democrático están recibiendo capacitación y entrenamiento, en territorio nicaragüense, en uso de armas de guerra que han ingresado a Honduras por la zona fronteriza.

Unidades de inteligencia policial y militar realizan fuertes operativos en zonas del Bajo Aguán con la misión de encontrar armamento que, según la información confidencial, ha ingresado por la frontera de Nicaragua en contenedores que transportan mercadería, lo que es investigado a profundidad, agregó el funcionario.

Se supo que la cancillería de Honduras también maneja esta información, pero ha preferido no hacerla pública.

Ingreso de armas de guerra. Álvarez reveló que unidades de inteligencia de la Policía Nacional, de las Fuerzas Armadas y otros cuerpos especializados han detectado la posibilidad del ingreso de armas de guerra como fusiles AK-47 y M-16, así como otras de mayor potencia, que podrían estar siendo utilizadas por grupos que quieren desestabilizar la democracia de nuestro país. Se informó este miércoles que llegaron procedentes de Nicaragua y otros países. "Las armas están en la zona y debemos buscarlas, es un proceso", dijo.

Reclutamiento. También manejan información de que están reclutando a hondureños para capacitarlos fuera del país, pero "esto también lo estamos investigando y es parte de la operación que se está llevando a cabo en el bajo Aguán". Afirmó que las armas están en la zona, pero es un proceso que siguen actualmente y no pueden revelar la fecha que podrían encontrarlas.

Lo estamos investigando, prosiguió, el Presidente fue informado hace varios meses, pero él lo ha manejado con bajo perfil para no entorpecer el trabajo investigativo.

Prosiguió que debido a que ya se registran varios muertos, así como personas que han perdido la vida porque no quieren ir a recibir el entrenamiento afuera del país, el mandatario Porfirio Lobo se vio en la necesidad de anunciarlo para que la población sepa que "estamos ante un peligro a la seguridad del Estado".

Movilización a Nicaragua. Álvarez externó su preocupación porque las últimas investigaciones realizadas evidencian que varios hondureños se han desplazado hacia Nicaragua, donde estarían siendo entrenados por grupos armados de ese país.

"La información que tenemos es que la gente que sale de Honduras se ha estado moviendo hacia Nicaragua, y esto es una preocupación porque en el pasado, en los años 80, hondureños fueron reclutados, llevados a Nicaragua y luego entrenados en Cuba", recordó el funcionario.

Recordó que en la década de 1980 algunas personas fueron reclutadas por Reyes Mata, llevadas a Nicaragua para ser entrenados en Pinar del Río, Campo P30, y en 1983 regresaron a tratar desestabilizar el orden legal y la democracia del país.

Trascendió incluso que las personas que no quisieron sumarse al proceso de "capacitación", el Estado de Honduras tuvo que protegerlas. "Han mencionado que se les ha querido obligar para viajar a Nicaragua a capacitarse.

Es por eso que la presencia va a continuar en la zona del Aguán y el Presidente ha dicho que va a estar hasta segunda orden, hasta que se logre ver si hay armas escondidas".

Nosotros, aseguró, estamos investigando eso, no sabemos si el gobierno de Nicaragua tiene conocimiento, pero sí sabemos que están moviendo personas hacia territorio nicaragüense y no sabemos a qué otro territorio, para capacitarlas y entrenarlas en el uso de armas de guerra.

Migración colaborará. Frente a la situación de peligro, Álvarez confirmó que se está pidiendo apoyo a la Dirección de Migración para que a cualquier persona que se encuentre en la zona fronteriza con Nicaragua y sea extranjera se le obligue a identificarse y explique el propósito de su estadía en el sector.

Advirtió que cualquier extranjero que no pueda justificar su presencia o que sea sorprendido con pasaportes falsos u otras irregularidades será detenido y procesado de conformidad con la ley.

Reiteró que la información fuerte que manejan los cuerpos de inteligencia es que las armas han entrado desde Nicaragua en contenedores, para lo cual han utilizado la buena fe de los importadores. "Allí podrían venir cajas que dicen piezas de repuestos, pero lo que traen son armas", expresó.

No nos han agarrado por sorpresa, apuntó, porque el Presidente fue informado hace varios meses de la situación, pero no había querido hacerlo público para permitir que sigamos investigando.

Señaló que muchas personas a las que han querido obligar a recibir los entrenamientos son objeto de presiones, extorsiones y de privación de la vida, pero que el Presidente puso un basta ya y ordenó que se proceda de inmediato a enfrentar la situación.