Montevideo. La ministra suplente de la Corte Electoral, doctora Beatriz Bugallo, reconoció que las mamparas que se compraron para utilizar en esta elección interna están generando “inconvenientes” por no garantizar la privacidad a los votantes.

El objetivo de las mamparas era doble: por un lado, los circuitos debían estar dentro de los salones de clase para poder conectarse a la red Ceibal -que no tiene alcance en los pasillos y halls de los centros educativos- y por otro, que los integrantes de la mesa no sufran las inclemencias del tiempo.

Bugallo comentó que desde el circuito de Salinas en el que votó y en cuatro más de los seis que visitó rumbo a Montevideo encontró problemas con las llamadas mamparas, una tela gruesa de goma que divide el ambiente improvisando un cuarto secreto.

En los circuitos, los integrantes de las mesas “consiguieron cosas para tapar”, explicó Bugallo, que describió que buscaron bloquear la visión para que no se distinga al votante dentro. Señaló que queda anotado como un ítem a mejorar para las próximas elecciones.

“Exclusivamente con el material de la Corte no alcanza para hacerlo bien. Es chica (la mampara), no tapa. Y además, como hay una pila de listas brutal. Termina viéndose un poquito de más”, dijo Bugallo.

Según informó Subrayado, además, como no se consiguió la cantidad necesaria de mamparas para todos los circuitos, los integrantes de las mesas están colocando cartones, sábanas y otros implementos para intentar tapar los lugares por donde se ve hacia adentro.

De acuerdo a lo que explicó a El Observador el ministro de la Corte Electoral, Washington Salvo, el pasado viernes, buscando evitar las inclemencias del tiempo para las personas que trabajan 14 horas, se entregaron las mamparas.