Bogotá, Xinhua. Las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron que en las próximas horas dejarán en libertad a tres miembros de la fuerza pública capturados desde enero pasado en zonas de combate.

Los rebeldes esperan que el gobierno colombiano "propicie cuanto antes" las condiciones para su entrega al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

En entrevista desde La Habana, que publica hoy el diario bogotano "El Tiempo", el "canciller" de las FARC y negociador en la mesa de paz en Cuba, Rodrigo Granda, aseguró que el proceso de liberación de los dos policías y un militar ya comenzó.

La liberación de los dos policías y el soldado "está caminando y hay seguridad de que en las próximas horas o días habrá una noticia al respecto", dijo el líder guerrillero.

Los policías Cristian Yate y Víctor González, junto al soldado Josué Meneses permanecen en poder de las FARC desde finales de enero pasado, cuando fueron capturados durante operaciones militares que se realizaban en zonas de combate.

Granda insistió en que no se trata de "ningún secuestro; ahí lo que hay es prisioneros de guerra en poder de las FARC, que cayeron en una operación militar en área de guerra".

Subrayó, además, que su organización está dispuesta a devolverlos, "pero el gobierno nacional debe propiciar cuanto antes la liberación. En ese trámite se está esperando a que la Cruz Roja Internacional y Colombianos y Colombianas por la Paz se hagan presentes".

Además, dijo que ya tienen preparadas las coordenadas donde se realizará la entrega de los uniformados de la fuerza pública, por lo cual están a la espera de que el CICR y el gobierno acuerden una operación que no ponga en riesgo la vida de los uniformados ni de las personas que participen en la liberación.

"Por nosotros, ya está. Todo lo tenemos absolutamente controlado. Y todo está ahí, y esperamos que todo salga muy bien, pero recuerde que no se trata de ningún secuestro. Esa palabrita es mejor manejarla como es: son prisioneros de guerra en poder de las FARC", reiteró Granda al diario bogotano.

El viceministro de Defensa, Jorge Enrique Bedoya, respondió este lunes a las FARC al señalar que están listos y que los protocolos están acordados para la liberación de los uniformados.

"Simplemente, si las FARC quieren liberar a los dos policías y al soldado 'secuestrados' que digan cuándo y dónde; lo único que hace falta es el área donde se hará el cese de operaciones militares para poder desarrollar esta operación", indicó.

Bedoya agregó que sólo falta que los guerrilleros digan el lugar y la fecha para que comience la operación de liberación, la cual será coordinada con el CICR en algún lugar del suroeste de Colombia, cerca de donde fueron retenidos por miembros de las FARC.

El viceministro agregó que la ex senadora Piedad Córdoba, quien fue mediadora ante la guerrilla, no ha querido aceptar la invitación del gobierno de derecha para que participe en la operación, tal y como las FARC lo pidieron para el proceso.

"Personalmente este viceministro y el Ministerio de Defensa le han enviado mensajes a la cabeza visible, la ex senadora Piedad Córdoba, sin que hasta el momento se haya recibido una respuesta sobre su acompañamiento a este proceso", subrayó.

Las declaraciones del viceministro se dieron tras una reunión que sostuvieron con delegados del CICR en Colombia para analizar la situación.

Por su parte, el jefe negociador por el gobierno colombiano, el ex vicepresidente Humberto de la Calle, señaló la víspera en La Habana que están a la espera de que las FARC pongan en libertad a los policías y al soldado retenidos.

"Una vez más rechazamos vehementemente el 'secuestro'. Cada acto como éste atenta directamente contra el proceso de paz", advirtió.

En una reunión que sostuvieron el gobierno y el CICR la semana pasada, se definió un borrador del protocolo para la entrega de las tres personas retenidas, al cual sólo falta que la guerrilla le dé su visto bueno para iniciar la liberación.