Un avión militar se estrelló este miércoles después de que sus dos pilotos saltasen en paracaídas tras rechazar bombardear la ciudad de Benghazi y otra localidad, en el este del país, controlada por los participantes en las revueltas contra el régimen de Gaddafi, según el diario libio Quryna.

Según el diario, que cita a un coronel del ejército en la base militar de Bnina, el avión era un Sukhoi 22 de construcción rusa y se estrelló al oeste de la localidad de Jedebia, a cerca de 160 kilómetros al suroeste de Bengasi.

El piloto y el copiloto, identificados como Abdelslam Atya y Ali Omar Gadafi, rechazaron bombardear la segunda ciudad de libia y otra localidad de la zona, por lo que decidieron saltar en paracaídas, indicó Quryna, cuya redacción central se encuentra en Benghazi.

Esta información fue recogida también por la cadena Al Yazira, que citó al general del Ejército y jefe militar de la región de Tobruk, Suleiman Mahmud.

El general dijo que uno de los pilotos que se lanzó en paracaídas era un coronel.

Quryna publicó además el mensaje íntegro de la dimisión del ex ministro de Interior libio, Abdul Fatah Yunis.

En ese mensaje, el ministro -que dimitió en protesta contra la actuación violenta del régimen- asegura que Gaddafi le informó de su intención de bombardear Benghazi desde el aire y que él le suplicó que no llevase a cabo esa acción.