Un grupo de sacerdotes yorubas apostó a la nueva generación en Cuba y en el mundo como claves para eliminar viejos esquemas políticos en el 2011, una predicción que adquiere relevancia cuando la generación histórica de la revolución cubana ronda los 80 años.

El vaticinio para el año que recién comienza y que fue plasmado en la llamada comisión de la "Letra del Año", que reunió a unos 1.000 babalawos, se da en momentos en que el gobierno del presidente Raúl Castro adopta medidas que buscan revertir los problemas que enfrentan los cubanos.

El sacerdote Lázaro Cuesta dijo el lunes que su principal mensaje para el 2011 es la armonía, la prosperidad y el reordenamiento de las familias, dentro de lo cual recomendó en un texto "restaurar o eliminar, rotundamente, viejos esquemas políticos para disfrutar de un nuevo orden social"

"Creo que en Cuba y el mundo tiene que haber un horizonte de esperanza, de un futuro mucho mejor que nos permita sentirnos realizados y con la capacidad de hacer mucho más", dijo Cuesta, uno de los promotores de la "Letra del Año".

"Creo que el año nos da esa ventana, nos da esa esperanza", agregó.

Los babalawos difundieron sus vaticinios para el 2011, los cuales se obtienen mediante un sistema adivinatorio usado por los sacerdotes de la religión afrocubana conocida como Regla de Ocha o Santería.

La "Letra del Año", que se comenta popularmente en las calles en la isla, se enmarca en un 2011 en el cual un congreso del Partido Comunista previsto para la segunda quincena de abril deberá definir una hoja de ruta económica.

Castro dijo en un discurso ante el Parlamento en diciembre que ese congreso "debe ser, por ley de la vida, el último de la mayoría de los que integramos la Generación Histórica" cubana.

"El tiempo que nos queda es corto, (pero) pienso que estamos en la obligación de aprovechar el peso de la autoridad moral que poseemos ante el pueblo para dejar el rumbo trazado", agregó el hermano del líder de la revolución Fidel Castro.

Según los babalawos cubanos, Baba Eyiobe, que significa "doble salvación", será el signo matriz que regirá en el 2011 y busca combinar la experiencia de los más veteranos con el talento y el empuje de las jóvenes generaciones.

"Creo que las personas que más vinculadas estarán al mensaje de Baba Eyiobe son las nuevas generaciones (...) tendrán la responsabilidad de restituir todo lo perdido y garantizar que la sociedad viva y sea mejor", destacó Cuesta en conferencia de prensa.

La "Letra del Año" alertó también sobre la sequía, los peligros de guerra, una apertura de la actividad comercial y "la muerte de personas mayores y personalidades de renombre" para el 2011, una predicción que hizo igualmente el año previo.

"Si hoy estamos disfrutando, mañana estaremos lamentando los errores desordenados", dice uno de los refranes de la "Letra del Año", cuyos babalawos se reúnen cada 31 de diciembre para dar sus vaticinios que, según ellos, deben regir durante el año que transcurre.