Bogotá. La ex presidenta chilena Michelle Bachelet aseguró que el crecimiento económico, por sí solo, no es suficiente para superar la pobreza y reducir las desigualdades de los países.

"No es sólo el crecimiento económico. Yo no creo en la teoría del chorreo, según la cual si la economía crece sus beneficios van cayendo a todos lados. Todas las desigualdades requieren de políticas afirmativas específicas", dijo en declaraciones a Portafolio de Colombia.

Si bien Bachelet destacó que el crecimiento fue importante para que Chile pudiera reducir su tasa de pobreza -desde 38,6% en 1990 a 13,7% en 2006-, es necesario adoptar políticas sociales que garanticen una igualdad de oportunidades.

"Cuando usted no tiene igualdad de oportunidades, tiene que darle más a los que vienen más rezagados. Y en ese sentido las políticas contracíclicas, por un lado, y las sociales por el otro, nos permitieron ir desarrollando programas que fueron a la esencia de los problemas”, agregó.

Bachelet, sin embargo, dijo que era indispensables estar "permanentemente fiscalizando, revisando y supervisando que las políticas públicas efectivamente tengan en el centro a las personas”.

“Muchas veces la gente se enamora de una idea, de un sistema, pero finalmente cuando uno lo evalúa al cabo de unos años no cambió para nada las condiciones”, enfatizó la ex gobernante socialista, que dejó el poder el pasado 11 de marzo.

La ex mandataria chilena fue invitada a participar esta semana a una serie de actividades en Colombia, entre ellas, el primer foro entre los dos aspirantes presidenciales, Juan Manuel Santos y Antanas Mockus, para la segunda vuelta del 20 de junio.

Ahorros fiscales. Bachelet también aseguró que el tiempo le dio a la razón a la decisión de su gobierno (2006-2010) de ahorrar los ingresos de la bonanza del precio internacional del cobre –la principal materia prima de Chile-, cuando diversos sectores pedían aumentar el gasto.  

“No es que dejáramos de hacer cosas, pero consideramos que era importante poder tener reservas para enfrentar no sólo los periodos de vacas flacas, sino también para poder tener sustentabilidad financiera de las reformas que estábamos llevando a cabo”, afirmó.

Reconoció que “no fue fácil”, y que recibieron presiones de diversos sectores, pero que ella estaba tranquila. "Los presupuestos eran expansivos en gasto social, pero a la vez estábamos guardando este colchoncito, que fue por lo demás providencial a la hora de responder a la crisis”, afirmó.