Santiago. Tras una reunión de más de 8 horas con sus ministros este viernes, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, anunció las "prioridades programáticas" para los próximos 2 años y 8 meses de su gobierno, que terminará en marzo del 2018.

Ratificó que el objetivo de su administración es "asegurar que sigamos avanzando, pero identificando los ajustes necesarios en el contexto en que vivimos".

Destacó que "el convencimiento del gobierno es que tenemos que avanzar de acuerdo a la prioridades programáticas. Necesitamos realismo pero sin renunciar a las reformas, identificando los ajustes necesarios" y reiteró las palabras "realismo" y "ajustes necesarios".

En medio del complejo escenario económico de Chile por la desaceleración mundial, regional y local, la mandataria anunció 10 prioridades en la que se concentrarán los esfuerzos del gobierno, entre ellas una mayor gradualidad para financiar la educación gratuita universitaria, empezando por los alumnos más pobres.

Según la jefa de Estado, "la educación es la más emblemática de nuestras reformas", agregando que "queremos que en 2016 muchas familias no se endeuden [...] seguiremos avanzando en gratuidad en la medida que la economía vaya creciendo".

Dijo que no se va a detener el avance hacia la gratuidad universal y que, por lo tanto, mantiene para el año 2016 la meta de llegar al 60 por ciento de los alumnos más vulnerables en las universidades del Consejo de Rectores.

Sobre la desmunicipalización de la educación, que está a cargo de los alcaldes y que se busca vuelva al Ministerio de Educación, dijo que eso es un compromiso y que se hará de manera gradual y responsable, mediante proyectos piloto.

Respecto al conflicto con los profesores por la carrera nacional docente, "creemos que es un buen proyecto, pero sabemos que tenemos que seguir dialogando para que sea un proyecto mejor".

Otro de los objetivos es la construcción de 20 hospitales antes del término de su mandato, según lo prometido durante su campaña presidencial.