Sin incluir la facilitación de boletas ideológicamente falsas para campañas políticas, la Presidenta Michelle Bachelet firmó este miércoles dos nuevos proyectos de la agenda de probidad y transparencia.

Se trata del que previene y sanciona los conflictos de interés en la función pública y otro que endurece las penas al delitos de corrupción que tienen que ver con negociación incompatible, tráfico de influencias, cohecho y soborno y corrupción entre particulares.

“Los negocios deben hacerse limpiamente en todos los ámbitos”, destacó la mandataria enfatizando que los casos conocidos “no los podemos esconder bajo la alfombra” y que “el combate a la corrupción no será fácil”.