Santiago de Chile. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, afirmó este viernes que en su campaña electoral no hubo ningún aporte monetario ilegal, aludiendo así al llamado caso Penta, un escándalo que se desató por la presunta entrega de dineros de forma fraudulenta a la financiación de contiendas electorales.

"En la campaña presidencial mía no hubo ningún aporte ilegal. Esa es la primera cosa. Ningún aporte. Todos los aportes de mi campaña fueron aprobados por el Servel (Servicio Electoral)", declaró a periodistas Bachelet, en el poder desde marzo pasado.

Dirigentes de partidos de derecha afectados por una investigación judicial y otra parlamentaria sobre financiación ilegal de campañas electorales han anunciado que citarán al Congreso a autoridades del gobierno que participaron en la campaña de Michelle Bachelet, bajo el supuesto de que también pudo haber irregularidades.

"No puedo decirles quién me entregó aportes reservados porque no lo sé. En mi campaña no hay ni un solo peso ilegal", subrayó Bachelet, que respondió algunas preguntas periodísticas tras participar en un acto de celebración del Día del Profesor.

La polémica por la financiación de las campañas políticas, que en Chile permiten aportes reservados (anónimos) de empresas privadas, salió a la luz a partir de una investigación de la Fiscalía a los principales socios el Grupo Penta, un banco de inversiones que maneja activos por unos 20.000 millones de dólares.

El Servicio de Impuestos Internos (SII) denunció a los dueños de Penta como presuntos autores de delito tributario por la utilización indebida de 258 boletas de honorarios y facturas falsas para disminuir la base imponible del impuesto a la renta por unos 2.000 millones de pesos (unos US$3,38 millones).

Hugo Bravo, un ex ejecutivo de Penta, fue quien abrió el capítulo político del caso al señalar que el grupo financiaba las campañas del derechista partido Unión Demócrata Independiente (UDI) con dineros provenientes de negocios ficticios que acreditaban con boletas fraudulentas.

Sin embargo, también se ha dicho que los aportes ilegales podrían involucrar a políticos del bloque oficialista de centroizquierda, Nueva Mayoría.

La Cámara de Diputados estableció dos comisiones investigadoras, una para analizar el caso de financiación fraudulenta de campañas y otra para que revise en general todos los mecanismos a través que los cuales los candidatos reciben aportes durante las elecciones, con el fin de crear una nueva normativa que transparente tales aportaciones.

Bachelet descartó además de plano que el gobierno esté interviniendo en las investigaciones que están realizando los distintos organismos por el caso.

"El gobierno no tiene ninguna intervención respecto de esta situación. No hay de ninguna manera ni de esta presidenta ni de los ministros de La Moneda (sede del Ejecutivo), ninguna intervención buscando ningún un objetivo político", dijo la mandataria.

"Por el contrario, el gobierno ha dicho permanentemente que lo que corresponde es que las instituciones funcionen y que tienen que tener la autonomía suficiente para tomar las decisiones que les corresponda", agregó.

La mandataria reiteró que las autoridades respetan la autonomía de los otros poderes del Estado, como el judicial.