Santiago. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, pidió este lunes a los militares implicados en violaciones a los derechos humanos romper los pactos de silencio, que impiden la actuación de la justicia.

"Hay personas que saben la verdad de muchos casos que permanecen sin resolver y Chile les pide que sigan el ejemplo del conscripto Fernando Guzmán y que ayuden a reparar tanto dolor", dijo Bachelet en un acto público.

La confesión de un ex conscripto la semana pasada permitió la reapertura de un emblemático caso de violación a los derechos humanos.

El ex conscripto causó conmoción en la opinión pública tras confesar que una patrulla militar quemó vivos a dos manifestantes, uno de los cuales murió, en medio de una jornada de protesta contra la dictadura de Augusto Pinochet el 2 de julio de 1986.

El denominado Caso Quemados, había sido abordado por la justicia chilena sólo como un caso de negligencia.

El juez especial Mario Carrozas, que aborda causa por violaciones a los derechos humanos volvió caratular el caso como homicidio calificado y crimen de lesa humanidad.

El ex uniformado relató que fue obligado por altas autoridades militares a mantener silencio bajo amenazas y también recompensas, como ascensos.  

"Así como en septiembre de 2014 dije que era necesario que quienes tuvieran información sobre las violaciones a los Derechos Humanos, civiles o militares, la entregaran antes de que fuera demasiado tarde, hoy quiero reiterar ese llamado a quienes tengan información, porque basta de silencio", enfatizó Bachelet.

La mandataria agregó que "Aunque es doloroso tener que volver a enfrentar hechos de horror como las circunstancias de la muerte del ex presidente (Eduardo) Frei Montalva, el asesinato de Víctor Jara y (los jóvenes quemados) Rodrigo Rojas de Negri y la brutal agresión sufrida por Carmen Gloria Quintana, es sano para Chile que avancemos no sólo en conocer qué ocurrió, sino que avancemos también en justicia y, por supuesto, en reparación a las víctimas y familiares".

Por el crimen de Rojas y las lesiones a Quintana se encuentra procesado el coronel retirado Julio Castañer, sindicado como el autor intelectual y material del ataque.

Unos dos centenares de uniformados se encuentran en la actualidad procesados por violaciones  los Derechos Humanos durante el régimen de Pinochet (1973-1990), de los cuales al menos medio centenar cumple condenas en cárceles especiales.

De acuerdo con informes oficiales durante el régimen de Pinochet fueron asesinadas unas 3.150 personas, de las cuales unas 1.110 permanecen en calidad de detenido desaparecido.