La Paz. El juez español Baltazar Garzón rechazó la invitación del presidente Evo Morales a formar parte del equipo de asesores para la demanda internacional marítima, porque sería -explicó-incompatible con las labores jurídicas internacionales que desarrolla.

"El presidente Evo Morales me llamó y conversamos, pero no puedo aceptar (la propuesta de asesorar en el tema mar) porque soy juez y es incompatible con esa posibilidad", explicó Garzón al canal estadounidense CNN en Español, en declaraciones difundidas también por su filial CNN-Chile.

Morales informó este martes que esperaba que el juez español sea parte del grupo de asesores internacionales que se perfila formar para encaminar la demanda contra Chile y conseguir una salida soberana al Pacífico.

"No voy a participar en ese caso", insistió el magistrado, explicando que ello sería "incompatible" con su actual rol de asesor de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional de La Haya, y su próximo cargo como asesor de la Organización de Estados Americanos (OEA) para el proceso de paz en Colombia, reportó AFP desde Santiago de Chile.

En La Paz, el presidente del Senado, el oficialista René Martínez, sostuvo que la decisión del jurista obedece a temas de fondo que tienen que ver con sus labores en instancias internacionales, mientras que el senador opositor Bernard Gutiérrez opinó que antes de lanzar el nombre de Garzón debió consultársele.

La administración de Morales inició una serie de contactos para perfilar las instancias especializadas que trabajarán en la demanda internacional, entre ellos a los equipos jurídicos que defendieron a los gobiernos de Argentina y Nicaragua en la Corte de Justicia Internacional de La Haya.

Para el ministro de la Corte Suprema de Justicia, José Luis Baptista, es “absolutamente aceptable” que Garzón haya rechazado la invitación presidencial, porque más allá de contar con conocimientos jurídicos, es necesario tener en este caso un amplio conocimiento de la historia sobre la Guerra del Pacífico y todo lo que sucedió posteriormente.

“Se tiene que tener un conocimiento profundo de la historia, la Guerra del Pacífico, las presiones para la firma del Tratado de 1904, la lucha boliviana en distintos organismos internacionales, las posiciones bilaterales, entre otros aspectos”, sostuvo el ministro en una entrevista en la red ATB.

Mientras tanto, el canciller chileno Alfredo Moreno reiteró que su país espera que Bolivia defina el camino que seguirá en las relaciones bilaterales, aunque insistió en la posición de que los tratados bilaterales no se tocan.

"Chile siempre está dispuesto a tratar de considerar todas aquellas cosas que permitan solucionar los problemas, avanzar en las cosas de interés mutuo, pero siempre en el entendido de que las cosas que hemos acordado antes, que están expresadas en tratados que determinan cómo llevamos nuestras relaciones, sean plena y totalmente respetadas", afirmó, según reportó AFP.

Los gobiernos de La Paz y Santiago definieron el 2006 una agenda de 13 puntos, en la que está la reivindicación nacional. Morales anunció el 23 de marzo que se apelará a instancias internacionales ante la falta de propuestas chilenas para resolver el tema mar.

El canciller David Choquehuanca informó que equipos jurídicos de Italia y Estados Unidos se ofrecieron para asesorar al Gobierno en la demanda jurídica.

Analizan envío de queja

Como protesta ante el anuncio del gobierno de Evo Morales de llevar a tribunales internacionales el diferendo limítrofe, la Cancillería de Chile analiza el envío a La Paz de una queja diplomática. Según el diario chileno La Tercera, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile ya elaboró la queja, aunque su titular, Alfredo Moreno, aún no autorizó su remisión a La Paz.

La iniciativa oficial recibió el respaldo de parte de los legisladores chilenos, quienes incluso demandan al gobierno de Sebastián Piñera “abandonar” el diálogo con Bolivia.

“El empeño que ha tenido Morales por crear un clima hostil hacia Chile tiene que ver con esta política (...). Debido a este precedente, amerita esa nota de protesta”, afirmó al diario el titular de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senadores de Chile, Eugenio Tuma.

En la misma línea, el diputado opositor del Partido Por la Democracia (PPD) Jorge Tarud explicó que “una queja de protesta ameritó desde el día en que Evo Morales decidió cambiar el rumbo de la negociación. Incluso sugerí que las relaciones con Bolivia se rompieran”, subrayó.

Moreno se reunió el miércoles con miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores del Legislativo chileno para explicar los avances en la demanda marítima contra Perú. Al final de esa cita, informó que la relación con Bolivia “está congelada”.

En Bolivia, la Cancillería espera la queja diplomática y, de ser efectiva, según se expuso, remitirá una respuesta en la que ratificará la posición boliviana de acudir a tribunales internacionales. Al respecto, el ex presidente Carlos Mesa afirmó que, de hacerse efectiva la queja, ésta no tendrá fundamento.

El 23 de marzo, Morales anunció la decisión de recurrir a tribunales internacionales ante la falta de propuestas chilenas a la reivindicación nacional. No obstante, aclaró que esta decisión no impide continuar con el proceso de diálogo.