Bogotá. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó este jueves su “firme respaldo” al gobierno de Ecuador y su preocupación por la seguridad personal del presidente Rafael Correa, tras los violentos disturbios protagonizados por policías y militares en el país.

El portavoz del organismo mundial, Martin Nesirky, aseguró que Ban “está profundamente preocupado por los acontecimientos de hoy en Ecuador, entre ellos los supuestos actos de insubordinación de miembros de la policía y las fuerzas armadas”.

El secretario general “expresa su firme respaldo a las instituciones democráticas del país y a su gobierno electo” , resaltó en una declaración Nesirky, quien también hizo referencia a la preocupación de Ban por “la condición física y el bienestar del presidente Rafael Correa”.

Asimismo, instó a que se “intensifiquen los esfuerzos para resolver esta crisis de manera pacífica, dentro del estado de derecho”.

Por ello, Ban celebra las gestiones de la Organización de Estados Americanos (OEA) en esta materia y de otras instituciones regionales para encontrar una pronta salida a la situación en Ecuador, agregó el portavoz.

Las protestas de policías de tropa por una reducción de sus beneficios salariales pusieron este jueves en jaque al Gobierno de Quito, que ha decretado el estado de excepción y ha denunciado un intento de golpe de Estado.

Correa se encuentra encerrado en un hospital policial, a donde acudió por haberse lastimado una pierna en los incidentes en los que se vio envuelto tras dirigirse a los policías que tomaron uno de los mayores regimientos del país.

El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, ha llamado a los ciudadanos de Quito a dirigirse al lugar para “rescatar” a Correa.

En las inmediaciones del hospital no hay presencia militar visible. El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de Ecuador, el general Ernesto González, ha pedido a los sublevados que depongan su actitud y se preserve el estado de derecho.