Brasilia. Las distintas bancadas en la Cámara de Diputados de Brasil aseguran contar con el número suficiente de integrantes para definir la votación en favor o en contra del proceso de juicio político contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

El plenario del órgano Legislativo deberá votar este domingo la continuidad o no del proceso contra la jefa de Estado, para lo cual serán necesarios 67 por ciento del total de 513 legisladores.

Para continuar el proceso de juicio político presidencial se requerirán 342 votos a favor, tras lo cual el dictamen deberá ser enviado al Senado, pero en caso contrario será archivado.

El representante del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Ricardo Berzoini, sostuvo la víspera por la noche que el gobierno ha reunido 200 posiciones contra el proceso.

Por el contrario, el diputado del opositor partido Demócratas (DEM), Mendonça Filho, afirmó contar con 370 posiciones favorables para dar continuidad al proceso de juicio político.

En caso de que el pleno de la Cámara de Diputados apruebe su continuidad, la manadataria Rousseff seguirá en el cargo hasta que el Senado determine si acepta la denuncia en fecha a ser considerada.

Si el Senado sigue la orientación de la cámara baja y establece continuar el procedimiento, Rousseff será apartada del cargo por 180 días, durante los cuales será ocupado de manera provisional por el vicepresidente Michel Temer.

La votación en la Cámara de Diputados deberá comenzar a las 14:00 tiempo local (17:00 GMT) de este domingo y cada diputado tendrá diez segundos para expresar su voto frente a un micrófono colocado en el centro del plenario.  

El autor de la recomendación del proceso, Jovair Arantes, tendrá la palabra durante 25 minutos antes del voto de los diputados.

Posteriormente, los representantes partidistas tomarán la palabra por un tiempo de entre 3 y 10 minutos, dependiendo del tamaño de la bancada.

Los debates en el pleno comenzaron el pasado 15 de abril por la mañana y se extendieron por 43 horas, lo que ha sido la sesión más larga en la historia del cuerpo Legislativo.

A las afueras del recinto fue montado un fuerte esquema de seguridad para evitar enfrentamientos entre grupos contrarios o favorables al proceso.

Una valla divide la esplanada de los ministerios en la ciudad de Brasilia (capital), donde se esperan más de 200.000 personas de ambos grupos.

Movilizaciones a favor y en contra del juicio político han sido convocadas este domingo en las principales ciudades brasileñas.