Caracas. El presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, Ricardo Sanguino, negó que la reforma parcial de la Ley del Banco Central de Venezuela (BCV) viole la autonomía del organismo, o cree distorsiones en la economía.

Afirmó que el objetivo de las modificaciones legales es incluir al ente en el financiamiento de sectores productivos del país.

Consultado sobre si con esta reforma el BCV podrá financiar programas propuestos por el gobierno, respondió que “sí, el Banco Central puede financiar al gobierno”.

No obstante, algunos economistas y diputados han recordado que la Constitución nacional prohíbe al BCV financiar políticas deficitarias del ejecutivo.

La plenaria de la AN, realizada el pasado martes, aprobó en primera discusión la reforma de la Ley del BCV con modificaciones en 39 artículos y la inclusión de 13 nuevos ítems.

"Por la plenaria de la Asamblea Nacional no se modificó ningún artículo referido a la autonomía del BCV, inclusive existe un artículo que señala que el instituto emisor actúa no sujeto a las decisiones del Ejecutivo. Sin embargo, debe colaborar dentro del plan de desarrollo económico y social que este apruebe".

Sanguino puso como ejemplo que el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos financia actividades productivas, y que su participación en la generación del Producto Interno Bruto norteamericano es entre 10% y 15%.

"Estamos adaptando la acción del BCV y poniéndolo en sintonía con el desarrollo de las actividades productivas y se nos critica, asegurando que violamos su autonomía", reiteró.

El presidente de la Comisión de Finanzas recalcó que el Banco Central puede realizar la función de banco de auxilio financiero de "tercer piso" para las entidades que así lo requieran.

Recordó que el objetivo de la reforma es lograr un equilibrio de liquidez de las distintas instituciones que conforman el sector bancario y proveer recursos a las entidades que lo requieran, utilizando como colateral el activo que estas tengan en créditos. Explicó que la forma como se aplicará este mecanismo la definirá el Directorio del BCV.

Sanguino indicó, además, que se prevé que la disponibilidad de recursos de las instituciones bancarias se destine a la intermediación financiera de las actividades productivas de la economía real.

"Se dejará en la ley respectiva un margen para que los bancos participen en la adquisición de instrumentos financieros que emita el Estado", señaló.

"Los bancos seguirán comprando bonos de deuda pública, pero un monto importante de recursos debe ir orientado al financiamiento de la actividad productiva y a las comunas".

Dinero nuevo. A juicio del economista y ex gerente del BCV, Víctor Olivo, la posibilidad de comprarle cartera crediticia a la banca, le da la alternativa al gobierno de utilizar a la banca pública como un intermediario para inyectar dinero nuevo (base monetaria o dinero primario que solamente puede crear el Banco Central).

"Esto no es ningún mecanismo para que el BCV actúe como prestamista de última instancia. Como en todas las reformas anteriores, lo que les interesa es abrir nuevos canales de financiamiento monetario para la gestión del gobierno".

Explica que para cumplir ese rol, el ente emisor siempre ha tenido a su alcance herramientas específicas contempladas en todas las leyes del Banco Central (al menos desde los años 70).

"Para que un banco central cumpla con su papel como prestamista de última instancia del sistema bancario existen una serie de instrumentos estándar a nivel internacional: operaciones de mercado abierto definitivas, operaciones de reporto, operaciones de descuento y redescuento", apuntó Olivo.

El diputado Ricardo Sanguino informó que esperan aprobar en segunda discusión la reforma parcial de la Ley del BCV, luego de la Semana Santa.

Prohibiciones. En la reunión de la Comisión de Finanzas celebrada este miércoles se aprobó el informe del proyecto de Ley Orgánica del Sistema Financiero Nacional, que se presentará en la Plenaria del Parlamento para su segunda discusión.

Sólo se realizaron modificaciones de redacción y estilo del articulado, así como a la disposición referida a las sanciones para cada actividad financiera, las cuales se establecerán en cada una de las leyes que rigen al sector bancario, asegurador y de capitales.

Reiteró la prohibición de conformar grupos financieros en el país. Es decir, los bancos no podrán tener entre sus negocios empresas afiliadas como seguros o casas de bolsa.

"No se pueden tener ni grupos ni holdings. Las entidades que tengan seguros o casas de bolsa contarán con 180 días para vender esas empresas".

Sobre la posible inviabilidad de vender estas empresas en un mercado financiero tan pequeño como el venezolano, el diputado Sanguino afirmó que los bancos sí tendrán la posibilidad de desincorporarlas en el plazo establecido por la legislación.

"Esta ley marco persigue la coordinación, supervisión y el control de todos los entes que integran el sistema financiero. Luego de aprobarse este instrumento legal, se van a presentar los proyectos de reformas que regulan la actividad bancaria, la del sector asegurador y la del mercado de capitales", indicó.