Washington. Una "pena incontenible" dijo sentir el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al referirse a las víctimas de un tiroteo ocurrido este viernes en una escuela en Connecticut.

Al menos 28 personas murieron en una escuela de primaria de la ciudad de Newtown, a unos 130 kilómetros de Nueva York, siendo uno de los mayores tiroteos ocurridos en EE.UU. en los últimos años.

El presidente, triste y emocionado, pidió a los estadounidenses dejar de lado la política y tomar "acciones significativas" para prevenir que se produzcan más tragedias de este tipo, agregando que Estados Unidos ha visto demasiados tiroteos en el transcurso de los años.

"Nuestros corazones están rotos", declaró Obama, cuya voz se quebró por momentos durante una aparición televisada en la Casa Blanca.

La cifra de fallecidos incluye a 20 niños, seis adultos, el atacante y una víctima adulta hallada muerta en una segunda escena del crimen en Connecticut, según señalaron autoridades.