Washington. El presidente Barack Obama alertará este jueves de que Estados Unidos estará predestinado a otra catástrofe financiera si Wall Street y Washington no aprenden las lecciones de la crisis reciente.

Buscando dar impulso a la legislación demócrata que cambiaría profundamente el sistema regulatorio financiero, Obama dirá al Congreso y al sector financiero que no permitan que se pierda la posibilidad de una reforma, de acuerdo a extractos del discurso que pronunciará en Nueva York.

"Es esencial que aprendamos las lecciones de esta crisis, para no condenarnos a nosotros mismos a repetirlo", dice Obama en los adelantos del discurso brindados por la Casa Blanca.

"Y no cometer errores, que es exactamente lo que ocurrirá si dejamos que pase este momento, una consecuencia inaceptable para mí y para el pueblo estadounidense", dice.

Obama enumerará lo que entiende son cinco elementos esenciales para un paquete regulatorio financiero.

Esto incluye: un sistema para reducir paulatinamente grandes firmas cuya caída podría hacer colapsar los mercados; la llamada "regla Volcker" que prohíbe a bancos operar con fondos propios; transparencia para derivativos; fuerte protección a los consumidores; y una provisión que de más derechos a los accionistas sobre el pago a ejecutivos.