Tras conocer el anuncio de la Fiscalía estatal y reunirse en la Casa Blanca con un grupo de periodistas perseguidos por realizar su trabajo, en el marco del Día Mundial de la Libertad de Prensa, que se celebra el 3 de mayo, Barack Obama afirmó que es "absolutamente vital que se sepa la verdad" y se haga justicia en el caso de Gray.

En una rueda de prensa, la fiscal estatal por Baltimore, Marilyn Mosby, afirmó poco antes que Gray fue arrestado "ilegalmente" y que se formularán 28 cargos contra seis agentes por el posible homicidio del joven de 25 años, que no cometió delito alguno. Cinco de los seis agentes se hayan ya en custodia policial, según informaron medios locales.

"Nadie está por encima de la ley", aseguró Stephanie Rawlings-Blake, alcaldesa de Baltimore. "Se le hará justicia al señor Gray. Se hará justicia para su familia. Y se hará justicia para Baltimore", agregó.

Cámaras para uniformes policiales. Coincidentemente, el Gobierno de EE.UU. anunció un programa de 17 millones de dólares para que los agentes lleven cámaras pegadas al cuerpo con el fin de aumentar la supervisión sobre la Policía, cuestionada en los últimos meses por la muerte de afroamericanos en circunstancias controvertidas.

En total, el programa piloto cuenta con unos fondos de 20 millones de dólares, de los que 17 se destinarán a subvenciones para que los departamentos de Policía locales financien la adquisición de cámaras, mientras que otros 2 millones servirán para formar a los agentes y proporcionar asistencia técnica.

Además, el Departamento de Justicia, encargado del programa, invertirá un millón de dólares en desarrollar mejores prácticas y estudiar cómo estas cámaras mejoran las acciones de los agentes en servicio.

Fiscal responde a organizaciones de derechos civiles. "Las cámaras pegadas al cuerpo prometen aumentar la transparencia, la promoción de la rendición de cuentas, y mejorar la seguridad pública de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y de las comunidades a las que sirven", dijo en un comunicado la fiscal general de EE.UU., Loretta Lynch, la primera mujer negra en el cargo.

La incorporación de cámaras a los uniformes de los agentes se había convertido en el reclamo de líderes afroamericanos y organizaciones de derechos civiles de todo el país desde la muerte en agosto pasado del joven negro Michael Brown en Ferguson (Misuri) a manos de un policía blanco.