El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció la tarde de este martes que se impulsaría la conformación de una organización centroamericana de seguridad, a la que se destinarán unos US$200 millones para combatir el tráfico de drogas y el crimen organizado.

Este anuncio se hizo en la primera intervención ante los medios de prensa que sostuvo el mandatario norteamericano en la casa de gobierno salvadoreño, en su primer día de visita a este país.

La distribución de los fondos para cada país se definirán de acuerdo a las necesidad y propuestas que se hagan en la región,

Mauricio Funes, presidente de El Salvador, destacó que esta es una visita histórica que viene a profundizar la nueva alianza de países hermanos.

El presidente salvadoreño agregó que el problema del narcotráfico sólo se puede combatir de manera regional. “Sino no nos unimos, difícilmente vamos a enfrentar ese problema”, dijo Funes.

El presidente Obama dijo que en este proyecto se contará con el apoyo de "socios regionales como Chile, México y Canadá", además de la Unión Europea y el Banco de Desarrollo Interamericano (BID).

El narcotráfico y el crimen organizado agobian a los países centroamericanos, pues es una región vulnerable, donde los gobiernos han demostrado tener poca capacidad de combatir estos flagelos.

Estados Unidos ya apoya a la región a través del plan Mérida, que busca frenar el avance de la narcoactividad en la zona. A este programa el gobierno estadounidense destinó alrededor de US$250 millones para todos los países.

Recientemente, el Departamento de Estado incluyó a Honduras en la lista de países con mayor tráfico de drogas.

El tema de seguridad en la región es de especial interés para Estados Unidos, e incluso en la próxima asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se celebrará en esta ciudad en junio próximo, el tema principal será la seguridad ciudadana.

Otros temas. Los mandatarios también dialogaron sobre la reforma migratoria. El presidente Obama reconoció el aporte que hacen los salvadoreños y los centroamericanos en Estados Unidos a la economía y desarrollo tanto de su país como de la región.

En ese sentido se comprometió a seguir impulsando una reforma integral de migración. Por su lado, Funes dijo que "coincidimos en la necesidad de un enfoque de desarrollo y responsabilidad conjunta en ese sentido. La mejor lucha para evitar la migración es creando oportunidades", señaló.