Ohio, Andina. El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, eligió el estado clave de Ohio para su primer acto de campaña del 2012, con miras a su reelección presidencial en las elecciones que se llevarán a cabo en el mes de noviembre.

Un día después de que la atención estadounidense se enfocara en la asamblea primaria (caucus) del Partido Republicano en Iowa, el mandatario en ejercicio se trasladó a Cleveland, Ohio, para denunciar el obstruccionismo ejercido por los republicanos en el Congreso y recuperar la atención del electorado estadounidense.

"Una de mis resoluciones de Año Nuevo es salir más de Washington y pasar más tiempo con ustedes", dijo el mandatario a un grupo de simpatizantes en el instituto de Shaker Heights (Cleveland), el mismo que escogió hace dos años para hablar sobre la reforma sanitaria.

Asimismo, aprovechó para anunciar el nombramiento, en pleno receso del Senado, de Richard Cordray como director de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, creada en 2010 para luchar contra los abusos que llevaron a la crisis económica.

La visita de Obama a Ohio fue la cuarta que el mandatario realiza a ese estado desde que en abril pasado anunció su intención de buscar un nuevo periodo en la Casa Blanca.

Durante las elecciones presidenciales de 2008, Obama se impuso al republicano John McCain con 58% de la votación en ese estado, que cuatro años atrás había dado la victoria a George W. Bush.

Ohio es considerado un estado crítico en la elección presidencial de los Estados Unidos, ya que desde 1960 ningún candidato ha sido capaz de llegar a la Casa Blanca sin triunfar antes en esa región.

Sin embargo, expertos electorales afirman que Ohio resultó muy afectado en los últimos tres años a raíz de la crisis económica y es seguro que será un campo de batalla político en las elecciones presidenciales de noviembre.