Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aún está determinado a cerrar la prisión de la base militar de Bahía de Guantánamo, pese a las críticas sobre los juicios en cortes civiles de sospechosos de terrorismo, dijo el jueves la Casa Blanca.

"El presidente sigue comprometido a cerrar (la prisión de) Bahía de Guantánamo para asegurarse de que ya no sea el afiche de reclutamiento que es actualmente para Al Qaeda", dijo el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs en una sesión informativa.

Un jurado civil absolvió este miércoles a un hombre que estuvo detenido en Guantánamo de todos los cargos en su contra, con excepción de uno, ligados a los ataques de 1998 realizados por Al Qaeda contra embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania que dejaron 224 muertos.

El jurado declaró culpable a Ahmed Khalfan Ghailani de un cargo relativamente menor de conspiración para destruir propiedad estadounidense usando un artefacto explosivo. Por este cargo enfrentaría una condena mínima de 20 años en prisión y una máxima de cadena perpetua.

Los críticos sostienen que el veredicto plantea interrogantes sobre la capacidad del gobierno para someter a juicio con éxito a los otros detenidos de Guantánamo, y que esto pondría en duda el eventual cierre de la instalación.

Obama no logró cumplir su compromiso de campaña de cerrar la prisión en el primer año de su presidencia y de transferir a sus detenidos a otras prisiones en Estados Unidos.

Los republicanos favorecen los juicios militares para los sospechosos.

Gibbs dijo que el futuro de esos juicios aún debe ser determinado, pero que la decisión final en el proceso de Ghailani estará entre los factores que serán tomados en cuenta.