"Reclamamos al gobierno de Maduro regresar a las estructuras democráticas urgentemente, a principios democráticos, a la división de poderes", declaró el portavoz del gobierno de Alemania, Steffen Seibert. "Es insoportable cómo el presidente Maduro ha convertido al pueblo de su país en rehén de sus propias ambiciones de poder", agregó.

El Tribunal Supremo de Justicia venezolano (TSJ) suspendió todas las funciones de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, tras declararla en desacato. El propio TSJ, afín al chavismo, asumió las funciones del Legislativo, lo que la oposición venezolana calificó como "un golpe de Estado".

Por su parte, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, advirtió al respecto en Twitter que "si se rompe la división de poderes, se rompe la democracia". Rajoy se une así la reacción de algunos gobiernos de América, que ayer expresaron su preocupación por la "ruptura del orden democrático" en Venezuela tras la decisión de Tribunal Supremo.

Bachelet ofrece apoyo para retorno al diálogo. En Lisboa, donde se encuentra de visita, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, expresó también su "condena a cualquier situación que altere el orden democrático en Venezuela”. "Quiero hacer un llamado a la autoridades de ese país", dijo la mandataria chilena antes de inaugurar este viernes el Foro Empresarial Portugal-Chile, ofreciendo la colaboración de su país "para que Venezuela pueda retomar el diálogo y retornar al camino del derechos y la plena democracia".

Bachelet informó de que varios cancilleres de América Latina "han estado ocupados hasta altas horas de la noche" abordando esta situación y proseguirán los contactos en las próximas horas. El gobierno de Chile llamó ayer a informar a su embajador en Caracas, Pedro Felipe Ramírez, por la situación que vive Venezuela.

En Caracas, la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ofrecerá este viernes una rueda de prensa para "evaluar la emergencia generada por el zarpazo del Tribunal Supremo de Justicia", mientras que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, aún no se ha pronunciado.