Roma. El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi dijo este domingo que el gobierno del tecnócrata Mario Monti podría no sobrevivir hasta las elecciones previstas en el 2013 si promueve reformas rechazadas por su partido de centroderecha.

Berlusconi se vio forzado a renunciar en una situación humillante la semana pasada debido que la deuda de Italia ingresó a un espiral fuera de control, pero sigue siendo un poderoso político gracias a que dirige el partido PDL, el mayor del Parlamento.

Monti aceptó una de las demandas de Berlusconi y prometió frente al presidente de Italia que no se presentará como candidato cuando se realicen las próximas elecciones, dijo el ex primer ministro al periódico Corriere della Sera.

"Monti no puede permitirse no escucharnos. El PDL es el mayor partido en el Parlamento y será un punto de referencia irreemplazable para este gobierno", dijo en una entrevista con el diario.

"Monti debe llegar al 2013 (...) Ciertamente si Monti toma medidas que van en contra de la línea de los partidos que lo apoyan, tal como el impuesto sobre el patrimonio, no podrá seguir adelante", manifestó.

Monti, quien también está a cargo de la cartera de Economía, esbozó una serie de reformas para apuntalar las finanzas públicas y dijo que desea cambiar la carga general de impuestos, bajar los costos de empleo y aumentar los tributos sobre activos y consumo.

Dueño de un gran imperio mediático y uno de los hombres más adinerados de Italia, Berlusconi se ha opuesto por mucho tiempo a un impuesto a la riqueza.

Berlusconi afirmó que su partido había solicitado al Gobierno de Monti que presione por la transformación del Banco Central Europeo (BCE) en un "aval de último recurso" para el euro, a lo que el banco se ha opuesto hasta ahora.

Monti evitó responder la semana pasada si apoyaba o no la idea, pero indicó que no veía la necesidad de cambiar el actual rol del BCE.

El PDL también pidió un compromiso para revisar las normas del regulador bancario de la Unión Europea (EBA), que están "sofocando a los prestamistas italianos", indicó Berlusconi.