Roma. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, dijo este miércoles con actitud desafiante que no estaba preocupado por ir a ser juzgado por mantener relaciones sexuales con una menor de edad y por abuso de poder, y prometió quedarse en el cargo hasta 2013.

En sus primeras declaraciones desde que una juez fijó un juicio por el caso para el 6 de abril, Berlusconi dijo a los periodistas:

"Por amor al país no hablaré sobre eso. Baste decir que no estoy preocupado en lo más mínimo".

El primer ministro dijo que esperaba ampliar su mayoría parlamentaria en los próximos días y desmintió los rumores sobre unas elecciones anticipadas debido al escándalo, y agregó que su coalición era sólida y que seguiría en su cargo hasta las elecciones previstas para 2013.