Roma. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, descartó este sábado convocar elecciones anticipadas para reducir el pánico que ha azotado a los activos italianos y obligó a su gobierno a sacar adelante medidas de austeridad.

El gobierno conservador de Berlusconi se ha visto debilitado por los enfrentamientos internos y la oposición de izquierda pidió que una administración de tecnócratas restaure las finanzas del país. Italia tiene previstas elecciones para el 2013.

Pero Berlusconi desestimó cualquier sugerencia de emular a España, donde el presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero adelantó en cuatro meses las elecciones al 20 de noviembre para hacer frente a la crisis.

"No se hablado de esto en absoluto", dijo Berlusconi a periodistas al ser consultado por periodistas sobre la opción de anticipar las elecciones al 2012, en declaraciones confirmadas por un portavoz.

"Esta nunca ha sido una opción", indicó.

Los temores a una expansión de la crisis de la zona euro enviaron el interés de los bonos italianos a máximos de 14 años y a la bolsa de Milán a mínimos de más de dos años esta semana.

La crisis creciente ha alarmado a los políticos europeos, preocupados porque una urgencia de deuda en la tercera economía de la zona euro abrume por completo los mecanismos de préstamos establecidos para ayudar a países más pequeños, como Grecia o Irlanda.

Después de que unas promesas vagas para acelerar las reformas económicas no consiguieran convencer a los mercados, Berlusconi prometió el viernes acelerar sus medidas de austeridad y equilibrar el presupuesto para el 2013, un año antes de lo previsto.

Un plan de austeridad de 48.000 millones de euros aprobado el mes pasado fue ampliamente criticado por retrasar la mayoría de los recortes hasta después de las elecciones previstas del 2013 y por no hacer nada por el crecimiento.

El principal funcionario económico de la Unión Europea alabó este sábado la decisión de Italia de acelerar las medidas de equilibrio de presupuesto y de reformas económicas estructurales y dijo que ahora sería crucial una implementación rápida de los planes.

"Respaldo firmemente este anuncio y pido a las autoridades que las traduzcan rápidamente en medidas concretas", dijo a Reuters el comisario de Asuntos Económicos y Económicos Europeos, Olli Rehn, en una entrevista telefónica.