Santiago. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó este miércoles un crédito por US$150 millones para Argentina y otro de US$56,2 millones para Nicaragua, en ambos casos para programas de salud.

En el caso de Argentina, el BID aprobó el crédito para un proyecto que busca reducir en ese país sudamericano muertes causadas por eventos cardiovasculares y otras enfermedades crónicas.

El proyecto busca contribuir a la meta del gobierno de Cristina Fernández de bajar la tasa de mortandad por eventos cardiovasculares en 16%, a 180 casos por 100.000 habitantes entre 2010 y 2016.

"Prevenir y manejar adecuadamente las enfermedades crónicas es uno de los principales desafíos en salud para Argentina y los demás países de nuestra región", dijo Mario Sánchez, el jefe del equipo del proyecto para el BID.

En América Latina y el Caribe, las enfermedades crónicas no transmisibles son la mayor causa de muerte. En Argentina se ha logrado disminuir levemente factores de riesgo como el tabaquismo. No obstante, la población ahora realiza menos actividad física, y tiene mayores tasas de obesidad y sobrepeso que hace cinco años.

Uno de cada diez adultos argentinos padece de diabetes, cerca de uno de cada tres tiene el colesterol alto, y una misma proporción sufre de hipertensión arterial.

En 2009 los tumores y las enfermedades cardiovasculares causaron 46% de las muertes y 29% de los años de vida saludable perdidos de la población menor a 70 años en Argentina.

Los factores de riesgo afectan más a la población de bajo nivel educativo e ingresos.

Por ejemplo, un 26% de la población con secundaria completa reportó padecer de hipertensión en el 2009. La cifra se eleva al 54% para las personas que no completaron la educación primaria.

Se espera recaudar información sobre 4,5 millones de argentinos sin seguro de salud para identificar factores de riesgo. Adicionalmente, se capacitará a unos 8.000 profesionales y técnicos de salud y se realizará 93 millones de tratamientos médicos esenciales.

Préstamo a Nicaragua. Por otro lado, el BID también aprobó hoy un préstamo para Nicaragua por US$56,2 millones para mejorar la salud de 2,3 millones de personas, con la integración de la red de salud y la rehabilitación o construcción de 80 centros de atención.

Mediante este crédito se espera que el país centroamericano logre reducir la tasa de nacimientos en adolescentes de 28,5% a 22% en las áreas focalizadas al finalizar un programa quinquenal; también, que la incidencia de hospitalizaciones por diarrea infantil disminuya desde 7,8 por mil a 6,4 por mil.

Nicaragua busca la rehabilitación de tres hospitales, la construcción o rehabilitación de 55 unidades de primer nivel y de 20 de la red comunitaria, incluyendo casas maternas y alojamiento para el personal en localidades remotas.

También proyecta la construcción de un centro de almacenamiento para la región central de Nicaragua de modo de asegurar una pronta respuesta en caso de desastres.

El programa aumentará de 55% a 75% la tasa de nacimientos en centros de salud debidamente equipados y que el porcentaje de embarazadas en zonas rurales que egresan de casas maternas se eleve de 20% a 60%, mientras que la incidencia de infecciones hospitalarias postoperatorias caiga en 20%.