El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, admitió que el espionaje realizado por los servicios secretos de su país a países como Brasil "generaron preocupación", pero se mostró convencido de poder restablecer la confianza con el gobierno brasileño.

"Reconocemos que las revelaciones no autorizadas sobre programas de inteligencia de Estados Unidos generaron preocupación en gobiernos del mundo, incluyendo el gobierno y el pueblo brasileños", afirmó Biden en una entrevista publicada por el diario Folha de Sao Paulo, en motivo de su presencia en Brasil para poder asistir al partido entre la selección estadounidense y Ghana correspondiente al Mundial de fútbol, en Natal (noreste).

"Después del partido iré a Brasilia a encontrarme con la presidenta (Dilma) Rousseff y con el vicepresidente (Michel) Temer porque creo en los beneficios de tratar cara a cara y con el mayor respeto nuestras más importantes relaciones", dijo Biden.

Tras divulgarse que Rousseff, varios de sus ministros y empresas brasileños como la petrolera estatal Petrobras habían sido espiados por Estados Unidos, el gobierno brasileño exigió disculpas públicas de la administración estadounidense, que aún no llegaron, y ello provocó que la mandataria del país sudamericano cancelara una visita oficial que tenía prevista a Estados Unidos en octubre del año pasado.

No obstante, el vicepresidente norteamericano dijo que espera la "oportunidad" de recibir a Rousseff en su país y que tanto él como Barack Obama están "comprometidos a avanzar en la relación bilateral con Brasil y a trabajar en la dirección de una alianza en la que la realidad refleje las promesas en todas las cuestiones, desde la energía hasta la educación, del comercio a la ciencia y tecnología".

Biden consideró que Braisl y Estados Unidos están obligados a entenderse porque las "cuestiones bilaterales son cada vez más globales en su naturaleza" y también debido a "la creciente conexión entre nuestros pueblos y empresas".

"Lo que significa en términos prácticos es que los intereses de Brasil y Estados Unidos se sobreponen significativamente y debemos siempre buscar maneras de formar alianzas por el beneficio de los dos países. Brasil no puede y no debería quedar aislado, eso iría contra nuestros intereses nacionales, así como contra los intereses del resto de países del continente", concluyó.