Zúrich. El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, se colocó a la ofensiva en el inicio de su quinto mandato al frente del organismo que gobierna el fútbol mundial, sugiriendo que Estados planificó el anunció de una investigación por corrupción para tratar de perjudicar su campaña por la reelección.

El suizo de 79 años consiguió el viernes una victoria amplia ante el jordano Ali bin Al Hussein en el congreso de la FIFA en Zúrich, tras asegurarse los votos de Asia y África, que más que compensaron la disidencia europea.

Ahora Blatter tiene la difícil tarea de restaurar la confianza pública en una organización manchada por las acusaciones de corrupción y profundamente dividida en su liderazgo.

"Nadie me va a convencer de que fue una simple coincidencia que el ataque de Estados Unidos ocurriera dos días antes de las elecciones de la FIFA", dijo Blatter en declaraciones al canal suizo RTS.

"¿Por qué no lo hicieron en marzo cuando tuvimos la misma reunión? Esa vez había menos periodistas", agregó.

El miércoles, la policía suiza arrestó el miércoles a siete de las figuras más poderosas del fútbol mundial, incluyendo al vicepresidente Jeffrey Webb.

Los arrestos se conectan con un escándalo de sobornos investigado por Estados Unidos, Suiza y otras agencias y llevó a la FIFA al mayor escándalo de sus 111 años de historia.