El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, hizo uso de la palabra este jueves en el inicio del Congreso Anual de la FIFA, que se celebra en Zúrich, en medio del escándalo de detenciones de dirigentes del órgano rector del fútbol mundia por supuesta corrupción.

"Muchos consideran que soy el culpable. No voy a permitir que lo que hicieron unos pocos nos arrastre a todos", dijo en su oratoria el suizo.

“Son la ínfima minoría, pero deben ser tomados responsables de sus actos. El fútbol no puede ser la excepción a la regla”, agregó al hablar de los nueve dirigentes detenidos ayer en Suiza, entre los que está el uruguayo Eugenio Figueredo.

Pese al escándalo y el pedido del presidente de la UEFA Michel Platini, para que baje su candidatura, el titular de la FIFA mantuvo su postulación a la presidencia en las elecciones que se realizarán mañana viernes.

El suizo advirtió que “los próximos meses no van a ser fáciles” para la FIFA. “Nos tenemos que volver a ganar la confianza del mundo”, señaló.