Bogotá. Las denuncias hechas por el ex candidato presidencial, Gustavo Petro, contra el alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, y su hermano, el senador Iván Moreno, profundizan las diferencias que la denominada corriente democrática del partido mantiene con el resto de la colectividad

Al denunciar el hecho, los llamados demócratas acusaron al sector de Anapo –que representan los hermanos Moreno- de ser "los únicos responsables” del fracaso del Polo Democrático en la administración de la capital.

En la conferencia ofrecida por Petro, con el concejal Carlos Vicente de Roux y el senador Luis Carlos Avellaneda, denunciaron un conjunto de “circunstancias sospechosas” en los procesos de contratación en el sector público de Bogotá.

Con ello Petro buscaba demostrar que quienes se habían beneficiado supuestamente con los contratos eran “los amigos de Iván Moreno” y el grupo formado por cinco grandes firmas de contratistas que “también son los grandes beneficiados en los ocho años del gobierno de Álvaro Uribe”, dijo.

De hecho, el ex candidato presidencial acusa a la administración de Bogotá de culminar como “aliada” de sectores políticas afines al ex mandatario y “terminar financiando el mismo proyecto político de Uribe”, que según Petro era “el proyecto que quería aniquilar al Polo”.

Semana.com señala que para algunos, lo que busca la corriente política de Petro es apartarse de errores de la administración actual de Bogotá, para que el partido pueda competir en las próximas elecciones por la alcaldía de Bogotá.

En este contexto, Miguel Nule, uno de los principales accionistas del grupo Nule, afirmó que le cobraron una comisión de 6% para el senador Iván Moreno y de 2% para el contralor Distrital, Miguel Ángel Moralesrussi, por los contratos de la malla vial de Bogotá.

Asimismo, denunció que “durante la administración pasada, en el ministerio de Transporte se cometieron múltiples irregularidades. Básicamente se les entregaban contratos a los amigos que él tenía (Andrés Uriel Gallego) y las personas que sugerían desde el Palacio de Nariño”

Reacción de Uribe. Tras las denuncias de Miguel Nule, el ex presidente Álvaro Uribe salió a respaldar la gestión del ministerio de Transporte durante su gestión. En Twitter afirmó que el otrora jefe de la cartera, Andrés Uriel Gallego, fue "categórico” y “transparente" y la secretaría de Estado apoyó las alcaldías de Antanas Mockus, Luis Eduardo Garzón y Samuel Moreno, dijo Radio Caracol.

El ex mandatario ha manifestado su interés en regresar a la política activa y su opción podría ser postular a la alcaldía de Bogotá.

Investigación de la Procuraduría. La Procuraduría General de la Nación abrió pliego de cargos contra 18 funcionarios y ex funcionarios del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) por su presunta participación en el denominado carrusel de contratación.

Según el Ministerio Público, de los 18 funcionarios vinculados a las investigaciones 14 ya fueron notificados y cuatro están pendientes.

La investigación disciplinaria se debe al escándalo de las contrataciones en Bogotá, la cual hace varios meses salió a luz pública cuando se conocieron unas grabaciones en donde, al parecer, el representante a la Cámara Germán Olano mantiene una conversación con el empresario Miguel Nule en la que involucran al contralor de Bogotá, Miguel Ángel Moralesrussi.

La Procuraduría trata de determinar si los contratos efectuados entre el IDU, el contratista y la aseguradora se ajustan a las normas y no representan detrimento patrimonial.

Por su parte, la Contralora General de la República, Sandra Morelli, dijo que "vamos a identificar si en estos casos hay aportes de la nación, en la medida en que haya aportes vamos a intervenir, vamos a hacer las indagaciones preliminares y vamos a abrir los procesos si hay lugar a ello", señaló Caracol.

(Con información de El Espectador.com)