El Gobierno de Bolivia calificó de "infamia grosera" la acusación de la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, de que los dos militares y siete funcionarios aduaneros bolivianos detenidos el domingo en la frontera cruzaron a territorio chileno porque querían robar nueve camiones con carga.

En declaraciones a los medios en La Paz, el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, ratificó que, al contrario, hubo una "invasión" por parte de los carabineros chilenos al territorio boliviano y "un secuestro de ciudadanos que estaban cumpliendo con su deber".

"Es una infamia grosera el que una Jefe de Estado calumnie de esa forma a gente que estaba cumpliendo con su deber", manifestó.

Añadió que es "insostenible" la tesis de que nueve bolivianos ingresen a Chile para robar igual número de camiones.

Según información de Chile, el cuerpo de Carabineros detuvo a los bolivianos en el sector conocido como Panavinto, en territorio chileno correspondiente al Salar de Coipasa.

Ferreira replicó así a la Presidenta chilena, quien sostuvo que los bolivianos detenidos "estaban en territorio chileno cometiendo delitos" y que "querían robarse nueve camiones con productos y se robaron uno".

El ministro insistió en que los militares y funcionarios bolivianos detenidos estaban luchando contra el contrabando que pasa de Chile a Bolivia y aseguró que en este caso no había nueve camiones con carga que estaban siendo perseguidos, sino solo tres.

Según información de Chile, el cuerpo de Carabineros detuvo a los bolivianos en el sector conocido como Panavinto, en territorio chileno correspondiente al Salar de Coipasa.