La posición la hizo conocer este lunes el vicecanciller Juan Carlos Alurralde, quien explicó que los problemas, principalmente de tarifas portuarias en Arica, vulneran el Tratado bilateral que garantiza el libre tránsito de mercaderías por los puertos chilenos.

Paralelamente, el gobierno del presidente Sebastián Piñera anunció que la administración del ferrocarril Arica-La Paz, una vez entre en operaciones, pasará a terceros. Alurralde sostuvo que una de las alternativas es que se haga cargo la privada Terminal Puerto Arica (TPA), que también maneja el puerto que usa el empresariado boliviano.

“Si es que el tema del libre tránsito se sigue dificultando por este tema del monopolio que existe en el puerto (Arica), el cual puede ampliarse al ferrocarril, probablemente tengamos que resolverlo en una instancia que sería la Corte de Arbitraje Internacional como manda el Tratado de Paz y Amistad de 1904”, explicó.

El documento suscrito entre La Paz y Santiago hace 107 años establece en el artículo 12 —modificado mediante el Protocolo de Sustitución de Árbitro el 16 de abril de 1907— la posibilidad de recurrir a un arbitraje internacional si es que existe incumplimiento del Tratado por las partes firmantes.

El gobierno del presidente Evo Morales planteó a su par chileno hacerse cargo de la administración del puerto de Arica y de la vía férrea Arica-La Paz.

“Son los intereses comerciales de los bolivianos los que están en juego, por lo que no podemos depender de una empresa privada. Por ello buscamos entablar el diálogo formal con el gobierno chileno para dar una solución a este tema”. Juan Carlos Alurralde, vicecanciller.

“Son los intereses comerciales de los bolivianos los que están en juego, por lo que no podemos depender de una empresa privada. Por ello buscamos entablar el diálogo formal con el gobierno chileno para dar una solución a este tema”, afirmó la autoridad.

Puerto neurálgico para Bolivia. El puerto de Arica es la principal infraestructura que utilizan los empresarios bolivianos para las exportaciones e importaciones. El 80% del movimiento de carga corresponde al comercio boliviano, según datos de la Cámara Nacional de Industrias (CNI).

Posición. El gobierno denunció en reiteradas ocasiones que Chile incumple el Tratado porque el libre tránsito es afectado por el incremento unilateral de las tarifas portuarias. De acuerdo con el documento bilateral, Chile reconoce a favor de Bolivia “el más amplio y libre derecho de tránsito comercial por su territorio y puertos del océano Pacífico”.

Además, refiere que el país “tendrá el derecho de constituir agencias aduaneras en los puertos que designe para hacer su comercio”.

“Solicitamos que el Estado chileno en un corto plazo dé la administración de ese puerto al Estado boliviano, ya que éste no puede permanecer bajo manos privadas porque estamos teniendo muchísimos problemas”, insistió Alurralde. Recordó que el país vecino mostró una mejor predisposición respecto al planteamiento de administrar la vía férrea Arica-La Paz, que —según autoridades chilenas— entrará en operaciones el segundo semestre de 2012.

El gobierno de Morales decidió llevar el diferendo marítimo con Chile a tribunales internacionales.

Chile dice que cumple. El canciller de Chile, Alfredo Moreno, aseguró este viernes 18 de noviembre que su país cumple con el Tratado al garantizar la rehabilitación del tramo férreo entre ambos países.

“La reactivación del ferrocarril es una muestra de las virtudes del Tratado”, afirmó.