Asunción. El gobernador suspendido de la provincia boliviana de Tarija, Mario Cossío, habría conseguido el refugio en Paraguay gracias a favores políticos que hizo con anterioridad y al respaldo de un influyente bloque de derecha, según revela el último número de la revista El Día D.

De acuerdo a la publicación, Cossío consiguió su condición de refugiado político con el respaldo del vicepresidente de ese país, Federico Franco, el senador Alfredo Jaeggli , el empresario Marcio Schussmüller y el dueño del periódico ABC Color, Aldo Zucolillo, entre otros influyentes personajes.

El principal respaldo para esta conclusión se encuentra en una entrevista que otorgó Jaeggli al director de El Día D, Rafael Sagárnaga, antes de que la Coordinadora Nacional del Refugiado (Conare) decidiera aprobar el refugio.

En la misma el parlamentario revela que Cossío respaldó la campaña de su partido y que Franco y Schussmüller le pidieron sacar de Bolivia al gobernador suspendido cuando este fue marginado de su cargo por un juicio que se le sigue por corrupción.

“(…) El Vicepresidente (Federico Franco) y (el empresario) Marcio Schussmüller me llamaron y me consultaron si podía ir a sacarlo de Bolivia. Yo pensé tomar mi avión, entrar a Bolivia, rescatar a Mario. (…) La idea era irme de contrabando, recogerlo y traerlo acá para su refugio”, relató.

Anticipó además que Aída Robles renunciaría a la Conare y sería reemplazada por otra persona que votaría en favor del refugio a Cossío, lo que finalmente ocurrió el 18 de enero.

Jaeggli también confesó que Cossío “ayudó mucho para nuestras elecciones, para que nosotros ganemos acá en Paraguay”. “¿Cómo les ayudó?”, preguntó entonces Sagárnaga. “Con camisetas, lapiceras, financiando algunas cuestiones. Es normal, entre políticos nos ayudamos verdad”.

“También a veces recibimos ayuda de Argentina. Yo también doy ayuda a algunos amigos de Formosa porque forjamos una amistad. Y Mario fue uno de los que nos ayudó. Nos ayudó gracias a un señor que es Marcio Schssmuller, que era muy amigo suyo. Es un industrial metalúrgico que era muy amigo de Lugo”, fue la respuesta.

Antecedentes. En su reportaje, Sagarnaga señala que Jaeggli “es el expresivo del círculo de poderosos amigos que Cossío tiene en Paraguay” y recuerda que es promotor de polémicas iniciativas como la de otorgar un arma a cada paraguayo para combatir el delito, abrir sin límites el uso de transgénicos en la agricultura o levantar a todos los niños que mendigan y trabajan en las calles “porque son un peligro para la seguridad pública y el buen estado de nuestros coches”.

Sobre Zucollico, el reportaje hace notar que el periódico del cual es propietario alienta un enfrentamiento militar con Bolivia. “(En 2010) Entre editoriales, notas y reportajes, al menos 33 planas aluden al presunto y amenazante armamentismo boliviano. Un reportaje del 28 de marzo es anunciado casi en toda la tapa bajo el título: ‘Evo tiene 8 bases y 9.000 soldados frente al Chaco’. El editorial que Zucolillo escribió ese día empieza señalando: ‘Bolivia encubre un plan de guerra contra Paraguay…’”. Menciona otras publicaciones con este tenor.

Adrián Oliva: es absurdo. El diputado de Camino al Cambio, Adrián Oliva, dijo que es “descabellado” pensar que un grupo de políticos de derecha pueda manipular las decisiones que toma un país a través de sus instituciones. Cree que tratan de “montar una historia”.